21
Jue, Nov
49 New Articles

Custodia el ejército los funerales de la familia LeBarón

México
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

 Para los primeros funerales de los integrantes de la familia LeBarón, soldados mexicanos custodiaron la entrada a la comunidad La Mora en Chihuahua todo el jueves.

Fueron fuertes medidas de seguridad las que se vieron en los alrededores para la celebración   de los primeros funerales para algunos de los nueve estadounidenses-mexicanos, que fueron atacados por cárteles  del narcotráfico.

Se esperaba la llegada de unos mil vecinos, familiares y amigos de la familia para estos funerales.

Y desde temprana hora llegaron al lugar camionetas con placas de Estados Unidos, de algunos estados como Dakota del Norte, que llegaron a esta aldea de sólo 300 habitantes, donde muchos de los residentes tienen doble nacionalidad de Estados Unidos y de México, espera que estos asesinatos tengan un “importante” impacto en la comunidad. Dice que en los últimos años la situación “empeoró y empeoró”, y que tiene miedo que alrededor de la mitad de los residentes puedan marcharse fuera.

Y dijo, “Esto fue una masacre, 100 por ciento una masacre”, su hermana Cristina Langford murió en el ataque, “No sé cómo entra en la conciencia de nadie hacer algo tan horrible”.

Señaló que cuando el ataque ocurrió el pasado lunes, no estuvieron allí ni la Guardia Nacional, ni el Ejército mexicano, ni la policía del Estado. Tardaron ocho horas en llegar.

Por su parte William Stubbs, productor de nueces y  alfalfa  y miembro de un comité de seguridad de la colonia LeBarón, dijo, “El país está sufriendo mucho por la violencia, la ves por todas partes. Y no está mejorando. Está empeorando”.

Dijo que desde 2009 cuando asesinaron al activista Benjamín LeBarón  los habitantes de la aldea se turnaban para vigilar con binoculares desde la letra “L” del letrero LeBarón  y que se vio cómo los grupos criminales se alejaron un tiempo del área, sin embargo, dice, en los últimos años, han visto cómo las comunidades de la montaña sufren de las extorsiones del narco.

Sobre los hechos, el general Homero Mendoza, jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional, dijo este miércoles que los ataques a la familia LeBarón iniciaron a las 9:40 de este lunes  y que las unidades del ejército más cercanas se encontraban a 160 kilómetros de distancia.

Mientras tanto durante ocho horas, cinco niños se escondieron entre los arbustos para no ser vistos por los atacantes.

Muchas de las familias de la colonia LeBarón llevan décadas viviendo ahí, y  se puede ver autos con placas de Washington,  California, Idaho, Colorado y restaurantes americanos como Ray´s Restaurant, Coffee & Grill. Muchos nacieron allí.

Stubbs dijo que también se han ido algunos por el miedo, pero de vez en cuando regresan al lugar.

Dijo que es dudosa la estrategia del presidente López Obrador, de “abrazos no balazos” para tratar de resolver los problemas sociales subyacentes  en lugar de combatir a los cárteles del narcotráfico con la fuerza militar.

La versión de las autoridades fue que quizás las camionetas de la familia LeBarón pudieron haber sido confundidas con las utilizadas por bandas rivales.

La mayoría de las víctimas vivían en La Mora  a unos 110 kilómetros dl sur de Douglas, Arizona.

Este miércoles soldados del ejército y Policía Federal y estatal, y de la Gardia Nacional custodiaban la carretera de Chihuahua y Sonora, a la altura de La Mora repitiendo una y otra vez la ruta e las víctimas cuando fueron atacadas por los sicarios.

Langford dijo que “Siempre hemos conocido los peligros. Hemos visto a la gente hacer sus cosas. Siempre tuvimos la política de ´no les molestamos´.

Nunca soñamos que algo así pudiese suceder. Ahora este lugar va a convertirse en un pueblo fantasma”.