22
Lun, Abr
41 New Articles

Se cumplen 5 años del secuestro de 200 adolescentes en Nigeria.

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Pin It

El dolor sigue ahí, es una herida que no cierra. Hoy hace cinco años del secuestro de más de 200 adolescentes de un internado nigeriano, a manos de los yihadistas de Boko Haram. Sus familias nunca volvieron a saber nada de ellas.

Aun no  saben del paradero de 112 de las chicas, ni sobre su bienestar, simplemente desaparecieron. Fue al noreste de Nigeria un 14 de abril de 2014.

“No ha sido fácil. No hablamos de cinco meses, de cinco semanas o de cinco días. Hablamos de cinco años”, dice Miriam, (Nombre ficticio), una de las madres de “las Niñas de Chibok”; las 276 menores nigerianas secuestradas.

En un principio, la noticia causó mucha polémica por lo poco creíble que resultaba pensar que hayan secuestrado a tantas niñas  a la vez, de hecho se creía que era un  asunto electoral pues estaban en puerta las elecciones presidenciales de 2015, pero todo cambió cuando el grupo yihadista Boko Haram –hasta entonces desconocido fuera de Nigeria- publicó un video en el que aparecían las adolescentes.

Desde entonces, figuras como la primera dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, y celebridades de Hollywood  emprendieron una campaña que se volvió viral bajo el lema #BringBackOurGirls (Devuelvan a nuestras chicas).

En total secuestraron a 276 niñas, 56 lograron escapar y más de 100 fueron liberadas en intercambios de prisioneros. Se cree que al menos 112 siguen en manos de los  secuestradores.

Para Nigeria, Chibok  es un reflejo de muchas otras localidades  del noreste  atormentadas por Boko Haram y sus mutaciones después de que en 2015, su líder Abubakar Shekau jurara lealtad al Estado Islámico.

El 19 de febrero de 2016 Boko Haram volvió a secuestrar a 110 adolescentes de una escuela femenina en Dapchi al noreste de Nigeria, de las que 5 murieron.

“Diez años de guerra son demasiados sólo para derrotar a Boko Haram. El presidente Buhari, no está combatiendo a Boko Haram, si no a estas alturas ya estaría derrotado  y las chicas estarían uya de vuelta “, dice Miriam y reclama que el gobierno no les informa nada sobre los progresos o retrocesos de esta lucha.

El desempleo, la corrupción, las pocas oportunidades, el matrimonio precoz y el analfabetismo, es lo que lleva muchos hombres y mujeres a unirse a estos grupos subversivos, donde al menos se aseguran el pan, -gracias al pillaje- y sus hijos recibirán una educación islámica.

“Mi hija m cuidaba y cuidaba el resto de la familia”, recuerda Miriam sobre su hija desaparecida y quien el próximo mes cumpliría 21 años.

 

Pin It