19
Lun, Ago
31 New Articles

Hoy es el día en que le dictan sentencia a Joaquín “El Chapo” Guzmán.

América
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Declarado culpable de diez cargos en su contra, el narcotraficante que alguna vez burló  la seguridad penitenciaria en México y escapó por un túnel, podría pasar, a partir de hoy el resto de sus días en la cárcel.

 Brian Cogan, el juez del caso contra El chapo, es quien va dar lectura al veredicto, que desde un principio se dijo, sería como mínimo cadena perpetua.

El 12 de febrero, luego de varias semanas de juicio Guzmán Loera fue declarado culpable  de los cargos  que incluyen narcotráfico, lavado de dinero y de encabezar un grupo criminal.

La defensa pidió la repetición del juicio, argumentando que algunos miembros del jurado habían violado las normas de la corte de no revisar el caso del Chapo en redes sociales.

Sin embargo Cogan rechazó esta petición. Durante el juicio, el jurado escuchó a más de 50 testigos entre trabajadores, hombres de confianza, rivales, cómplices y hasta una ex amante.

Hubo muchas pruebas y lo declararon culpable de haber traficado más de 1 mil 250 toneladas de drogas a los Estados Unidos, sobre todo cocaína.

Durante los testimonios, dos  ex socios platicaron cómo sobornó a integrantes del gobierno mexicano con millones de dólares, incluidos presidentes como a Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, quienes de inmediato negaron las acusaciones.

La fiscalía aseguró que el Chapo asesinó él mismo al menos a 26 personas. Esto lo dijo el ex sicario del Chapo Isaías, “Memín” Valdés Rios  quien dijo haber visto cómo el Chapo mandó torturar y ejecutar a tres narcos rivales. A uno lo enterraron vivo y a los otros dos los medio mató a golpes y luego los mataron y lanzaron a una hoguera.

Su ex contador Jesús, “Rey” Zambada, dijo que Guzmán Loera compraba cocaína colombiana a 3 mil dólares el kilo y la vendía a 35 mil dólares en Nueva York.

Una ex amante, Lucero Guadalupe Sánchez López, contó al jurado y en la cara de la actual esposa, Emma Coronel, que una vez estando en una casa del narco en Culiacán, se salvaron de ser atrapados por los marines mexicanos, quienes irrumpieron en el inmueble. La pareja escapó por un túnel que había debajo de la bañera. Ella contó que él corrió primero completamente desnudo y la dejó atrás.

Historias como ésta y muchas más, rodaron por la sala de audiencias de la corte de Manhattan, donde durante tres meses fue el juicio. Cada día era una historia diferente y más alarmante que la anterior. Hoy termina su novela de terror, la de un narcotraficante que mató, violó niñas, torturó, sobornó, burló,  y por si fuera poco todavía quería hacer una película.

 

 

Microsoft Banner
Magarita Banner