09
Lun, Dic
44 New Articles

Gustavo Gatica, fotógrafo chileno de 21 años, ha quedado ciego luego de las lesiones causadas durante los disturbios ocurridos este mes en Chile

América
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Gustavo Gatica, estudiante de psicología, 21 años, fotógrafo.  El 8 de noviembre se encontraba en las protestas en las calles de Santiago de Chile y fue herido con balines en ambos ojos. Esta semana se anunció que ha quedado ciego.

Su caso es el más grave de los más de 200 de lesiones oculares, ocurridas en las movilizaciones masivas que sacuden a Chile desde el 18 de octubre.

Su hermano y su novia relataron a BBC news, lo que vivió Gustavo. Un parte médico había perdido completamente la visión en ambos ojos. Ese mismo día otra chilena Fabiola Campillay, de 36 años recibió el impacto en el rostro de una bomba lacrimógena de la policía mientras se dirigía al trabajo, según informó el Instituto Nacional de Derechos Humanos la mujer también perdió la vista en ambos ojos.

Su hermano Enrique de 30 años Recuerda que ese 8 de noviembre en la sala de urgencias de la clínica Santa María en Providencia en Santiago de Chile, se abrazaron, eran pasadas las 18 horas, minutos antes los dos ojos de Gustavo habían sido impactados por balines.

 Le dije "estoy contigo, no te preocupes, Vamos a salir de esto". Gustavo se encontraba ese día como otros, tomando fotos, su hermano plática que hacía un mes que había comprado su cámara Sony y había salido a las calles a captar imágenes.

 El estudiante de tercer año de psicología retrataba las concentraciones en los alrededores de la plaza Baquedano. Eran pasadas de las 6 de la tarde cuando el joven vegano, animalista, músico autodidacta le mandó un mensaje de audio a Matías Campos, uno de sus compañeros de la universidad, con el que acudía a las protestas.

Había ido sólo en esa ocasión,  buscaba reencontrarse con su amigo.

 En ese momento los disturbios estaban más que en su apogeo, causaban un incendio en la sede de la universidad Pedro de Valdivia y saqueaban la parroquia de la Asunción,otros trataban de entrar a la Embajada Argentina.

Los dos amigos quedaron de verse en una construcción cercana a la Calle carabineros de Chile.

 Gustavo nunca llegó.

Para ese entonces la policía disparaba proyectiles disuasivos cuya composición está hoy en entredicho.

 Gustavo tambaleó herido.

Un trabajador social de sename, Jaime Andrés Bastias, de 50 años,se encontraba a su lado, no lo conocía pero lo tomó del brazo y lo acompañó hasta el momento que pudieron salir al hospital.

 Eran las 18:27 horas cuando Matías Campos llamo inquieto a su amigo, le contestó Jaime y le relató el horror, ese desconocido le dio también un poco después la noticia a Enrique, hermano de Gustavo.

Ahí mismo el enfermero José González de 28 años, voluntario de la unidad creada para brindar primeros auxilios en las marchas, comenzó a atender a Gustavo en la calle, inmediatamente supo que su caso era grave.

Otro fotógrafo, Osvaldo Pereyra capturó una de las imágenes más tristes de la crisis, Gustavo estaba sentado en la Vereda, en shock y con los ojos mutilados.

Cuentan que no podían salir debido a la gran cantidad de gente que se encontraba en esos momentos en la plaza "no pudimos sacarlo, tuvimos que esperar más de 15 minutos con él en el lugar, después se acercó un tipo con una camiseta de Colo -Colo, pregunto 'qué les pasa' el fue hablar con alguien más, de pronto vemos que se fue toda la garra Blanca grupo organizado de fanáticos del club deportivo por vicuña para tirar a carabineros para atrás, y despejar la salida".

 Fue entonces que pudieron llamar a una ambulancia. Para entonces Enrique su hermano ya había sido avisado y dice que no recuerda cómo atravesó entre la multitud los 2.1 kilómetros que lo separaban de su hermano, pero que tiene grabada la imagen 'Gustavo en la camilla de la clínica', y lo que hicieron cuando al fin se encontraron 'nos tomamos de la mano, nos tomamos de la mano'. También comenta "perdí a una hermana y que mi hermano le pase algo tan brutal, tan cruel, remueve muchos recuerdos y es bien doloroso".

 Enrique su hermano, comenta que hay suficiente registro del momento cuando él es herido y dice "siempre hemos estado involucrados en temas de Justicia, fue natural que participáramos en estas movilizaciones y vamos a las marchas, mi hermano está muy involucrado en el tema de los derechos de los animales, es vegano, es activista en ese ámbito.

Por su parte Javiera Sánchez, novia de Gustavo dice "lo primero que uno hace al despertar es abrir los ojos y ver luz, y él no ve nada".

" Era parte de una manifestación que para él es justa", señala.

La historia de Gustavo ha causado conmoción, le han visitado figuras del Colo -Colo, el equipo del que es socio.

 Enrique dice a bbc news, "la normalidad que se nos ha querido imponer es la normalidad de la que queríamos salir, la normalidad de pensiones miserables, de listas de espera de salud precaria, de educación de mercado,de eso era de lo que queríamos salir y si esto cambiará eso sería un sentido de Justicia, lo más doloroso que podría pasar sería volver a esa normalidad de la que queríamos arrancar, de la que queríamos salir y a la vez que haya impunidad".

 

Microsoft Banner
Magarita Banner