21
Jue, Nov
49 New Articles

Autoridades de DIF municipal de Purísima dan su versión de los hechos ocurridos en la Casa hogar Ma. Del Refugio, donde tres adultos mayores hablaron de maltratos por parte de la trabajadora social y una cuidadora.

Municipios
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Se tomaron medidas”

El director de DIF municipal, profesor, José Asunción Torres Díaz, aclaró que la señora Felisa se fue a su casa durante ocho días como una medida por faltar al reglamento, “Tienen que entender que además de derechos también tienen responsabilidades”.

Y que por su parte a la cuidadora Mónica Cruz, le levantaron un acta y se le hicieron observaciones, por su actitud hacia la adulta mayor.

Señaló que la señora Felisa tiene como hábito meter las manos a la taza del baño,  y que es algo en lo que “siempre ha insistido”. Y que en esa ocasión se le pidió que se lavara las manos para poder sentarse a comer, y que se pusiera gel, a lo que no quiso y desobedeció.

“Empieza a alzar la voz y a reclamarle a esta muchacha, y se niega a asearse las manos. Llega un momento en que ambas partes pierden el respeto”, dijo.

Comenta que es entonces que se aplica el reglamento “para que se tranquilice”, porque hay una falta de parte de doña Felisa, y se le envió a su casa por ocho días. Dice que a la señora se le avisa cuántos días se va ir, “estos detalles deben de corregirse”, dice.

Se le lleva a su casa por parte del chofer y la trabajadora social Luz Valadez.

Se les pregunta si aun cuando la señora no tiene quien la cuide en su casa, se le aplica esta medida, a lo que asegura que su hermano de doña Felisa no está en cama, “De hecho viene a visitarla cada año”, y dijo que sí puede cuidar de la señora.

Sobre el traslado de doña Felisa, Valadez comenta que “En el camino la señora iba diciendo muchas cosas”.

“No hubo jaloneos”

Niega también que de su parte haya habido jaloneos a doña Felisa en alguna ocasión, y que le parece “una falta de respeto que se haya dicho eso”, y que en este caso sólo se aplicó el reglamento.

Como trabajadora social dice que es poco el tiempo que está con ellos, “imposible estar las 24 horas” ,  que  cuida de cada uno de los adultos, de lo que comen, de sus hábitos y que cada año tienen un festejo de cumpleaños cada uno.

Señala que tienen que cuidar la alimentación de los adultos y no dejarlos comer lo que ellos quisieran porque algunos de ellos no tienen a nadie afuera y si se enferman y ocupan hospitalización, es personal de la institución y de DIF quien se turna para cuidarlos.

Casa hogar no está en el presupuesto de DIF

El director de DIF platica también que los adultos pagan una cuota  de  2 500 cada dos meses con sus tarjetas de 70 y más de apoyo de gobierno federal, y que ese dinero se utiliza para medicamentos, pañales, alimentación, y otros imprevistos de la institución, que no depende de DIF, ni del presupuesto de éste, es independiente.

Dentro de las actividades, señala, los adultos tienen misa, su Hora Santa, y algunas otras recreativas, y las que les llevan los estudiantes de prepa de Cecyte que los visitan cada semestre.

Sobre el manejo del dinero y su trabajo en la institución, el director comenta que “mete las manos al fuego” por Magda, la otra trabajadora social y por Luz.

“Es una atención de excelencia la que reciben, yo no permitiría que nadie maltratase a nadie, ni que los adultos les faltaran al respeto al personal, ni ellos a los adultos.

“Se los he dicho muchas veces trabajar con material humano, es altamente sensible, y más tratándose de adultos mayores”, concluye.  

Ayer los tres adultos mayores entrevistados por la noticia al punto coincidieron en que reciben maltratos por parte de la cuidadora Mónica.