05
Jue, Dic
40 New Articles

¿Qué estarías dispuesto a hacer para alcanzar tus sueños? Esta es la premisa que plantea Mauricio Hernández D León a través de su cortometraje El bolero perdido de María Grever, proyecto ganador del Programa de Impulso a la Producción y Desarrollo Artístico y Cultural 2018 en el área de cine, y que será presentado oficialmente en Cinépolis La Gran Plaza, el próximo 03 de octubre a las 20:00 horas, en el marco de la clausura del 39 Foro Internacional de Cine de la Cineteca Nacional.
La historia narra el descubrimiento que Santiago y Lolo, dos músicos fracasados, hacen de una supuesta partitura inédita de María Grever. Estos personajes, llenos de defectos como cualquiera y que viven a la sombra del pasado, se ven sometidos a una presión que los obliga a cambiar y a aferrarse a este hallazgo para adquirir relevancia en el mundo artístico que los rodea, enfrentando varios dilemas morales en el camino.

El tono es ligero, alejado de la solemnidad, sin embargo, la trama, que aborda el tema de la amistad, la traición y las aspiraciones; desea plantear ciertos cuestionamientos: ¿Existe una identidad leonesa? ¿Qué tipo de patrimonio estamos construyendo? ¿Cuál debería ser el rol de íconos como María Grever? ¿Cuál es el rol de los jóvenes artistas?
La realización del proyecto requirió de 1 mes de preproducción y 4 días de grabación, además del tiempo de edición. Entre las locaciones visitadas se encuentran el Santuario de Guadalupe, Central camionera y la escuela de música Trinitate; ofreciendo con ello al público local, un trabajo donde puede ver retratadas algunas calles y lugares característicos de la ciudad de León. Éste es considerado el cortometraje más ambicioso por su director; con música completamente original, un planteamiento de mayor profesionalismo y un guión que sufrió varias modificaciones hasta llegar al resultado final, transformándose en un producto más personal y real, con una temática más profunda y cercana.
Mauricio Hernández es un realizador audiovisual egresado de la Universidad Meridiano. Es fundador de la productora Chicles Films, y ha trabajado como productor, director y editor de proyectos de cortometrajes, videoclips musicales y spots publicitarios, entre otros.
Los boletos de acceso se encuentran disponibles en las taquillas del cine, a través de su app y sitio web: cinepolis.com; la entrada general, con un costo de $61.00, incluye la proyección del cortometraje ‘El bolero perdido de María Grever’ y la última cinta del Foro de la Cineteca, ‘Monrovia, Indiana’.

Ficha técnica
'El bolero perdido de María Grever'
Director: Mauricio Hdez. D León
Duración: 15:22 min
Género: Dramedy
Cast: Alejandro González; Jesús Villegas; Julieta Escobar; Mayed Nazzoure
Crew: Christian Nájera, José Alberto Cerrillo, Nora Márquez, Andrea Vargas, Adrián Alba

 

Su tierra natal, la que lo vio nacer, lo despidió también, con honores, en un sencillo, pero emotivo homenaje que  ha presidido la Secretaría de cultura Federal, el gobierno del estado de Oaxaca y su pueblo, algunos, incluso, que lo vieron crecer en su natal Juchitlán.

Los invitados acudieron vestidos de negro, en silencio. Fue en el teatro Macedonio Alcalá, en el centro de la ciudad. Se proyectó un cortometraje en el que Toledo habla de cómo le gustaría ser recordado, “Y si ya no estoy para que quiero que me recuerden…No sé, tal vez por mi trabajo, al menos que mis hijos digan  que fui un buen padre”.

La familia del pintor solicitó a los organizadores que se abstuvieran de discursos con tintes políticos, así fue al final de la guardia de honor y el cortometraje, la ceremonia terminó.

Alejandra Frausto, secretaría de cultura dijo que México vive un duelo, pues Toledo era uno de los más importantes artistas del país, uno de los más congruentes y socialmente responsable que ha habido.

“Todos los homenajes que se van a realizar serán pocos para el artista plástico más emblemático del México moderno, no sólo para el gobierno, sino para el pueblo y la comunidad artística”.

“Nos maravilló la vida, con su mirada hacia la naturaleza. Transformaba cualquier material que exploraba con enorme rigor técnico. Las personas que tuvieron el privilegio de trabajar a su lado tenían a un maestro muy exigente que les explicaba cómo debía imprimirse un grabado, cómo tenía que manejarse la cerámica, el vidrio y él metía sus manos hasta el fondo”.

Por su parte, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat habría ducho que “Oaxaca  está de luto por la pérdida de un artista universal: Francio Toledo. Nos deja como legado su magnífica obra, su pasión por nuestro estado y su espléndida calidad humana”.

 

Todos los días era noticia. Si había que manifestarse por algo, lo hacía a través del arte, de lo que mejor sabía hacer. Ayer, la familia Toledo anunció de su deceso.

“Con profunda tristeza que el maestro Francisco Toledo ha fallecido. Pedimos respetar nuestro dolor, y la manera en que nuestro padre manejó su intimidad”.

Fue su hija Natalia la primera en dar la triste noticia.

Entre los habitantes de la Séptima Sección de Juchitlán, Oaxaca, lo conocían como Ta Min, ya llevaba varios meses enfermo y se le había dejado de ver en este tiempo.

La causa de su muerte fue un cáncer que le aquejaba desde hace algún tiempo.

Toledo, no sólo era artista, era también un activista que  creaba, gritaba en silencio sobre alguna injusticia, y sobre todo por defender la libertad del arte, de la expresión personal, del derecho de ser respetado a cada ser humano.

Nació en Juchitlán, Oaxaca. Siendo apenas un niño su familia se mudó a Veracruz. Muy joven Toledo conoció a artistas como Rufino Tamayo y José Chávez.

Estudió en la escuela de Artesanía y diseño del INBA, en el DF. Sin cumplir aun los 20 años, su obra fue conocida  por el galerista Antonio Souza, quien llevó sus obras a exponer a la ciudad de México y a Texas. También le hizo algunas recomendaciones para leer: Kafka y Joyce.

A través de sus obras, Toledo siempre se manifestó a favor de defender el patrimonio cultural de los mexicanos, tan vasto, tan colorido, tan importante para él como para todos.

También impulsó los espacios culturales, y en su juchitlán  abrió la Casa de la cultura de Juchitlán, donde  es modelo para los centros regionales que promocionaban el arte contemporáneo y se daban talleres.

Y es precisamente  esta Casa de Juchitlán, que publica en sus redes sociales lo siguiente en relación a la muerte del maestro, “Mi vida ha pasado por muchas etapas. Al principio quería estar ligado a mi comunidad, ahí había mitos orales, tradiciones, cuentos, pensaba que podía  ser el ilustrador d esos mitos. Con el tiempo me fui cargando de más información, visité ciudades y museos, viví en Europa, viaje a España, conocí a Táipes, a Saura… Mi arte es una mezcla de lo que he visto y de otras cosas que no sé de donde vienen. Me han influido el arte primitivo, pero también los locos, los enfermos mentales y sobre todo Rufino Tamayo”: Francisco Toledo.

¡Descanse en Paz, Maestro!

 

La casa coleccionista Sotheby´s sacó ayer esa subasta con las fotos del fotógrado Nickolas Muray, todas no habían sido vistas nunca.

El lote era uno de los 189 que formaban parte de la subasta titulada Photogtraphs  con una muestra de autores que comprendió 150 años de historia.

Muray ha colaborado con Vanity Fair y Harper´s Bazaar y conoció a Frida  durante sus visitas a Miguel Covarrubias en México, y se dice que inició una aventura de una década con ella en 1931, época en que realizó los retratos.

En escenas hogareñas, sentada a la mesa, en los jardines de la casa, leyendo, pintando,  pensativa, de diferentes formas retrató a Frida Muray.

“Con sujetos desde Carl Van Vechten, el compositor Oscar Chávez, el ilustrador John Held, Jr, la artista Marian Greenwood, el muralista Roberto Montenegro, o la actriz Margo Albert, las fotografías ofrecen un salto fascinante al paisaje cultural del México de los años 20, 30 y 40”, dijo Sotheby´s.

Más artículos...

Microsoft Banner
Magarita Banner