20
Lun, Ene
22 New Articles

Se cumplen 130 años del natalicio de Borges

Literatura
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Borges, el escritor que no tuvo limitantes para crear, aun con serios problemas de la vista, la cual terminó perdiendo por completo a los 56 años, escribió y creó hasta el final.

Hoy a 130 años de su natalicio, recordamos quién fue, el argentino de la mirada triste, que sigue vigente y siendo influencia en la literatura hispana.

Jorge Luis Borges nació un 24 de agosto en Argentina, nunca le interesó que alguien escribiera sobre su vida y decía, ¿qué sentido tiene despertar en otro individuo recuerdos que no pertenecieron sino a un tercero?. Es una paradoja evidente”.

Y “Ejecutar  con despreocupación esa paradoja es la inocente voluntad de toda biografía”.

Borges nació con un problema congénito en los ojos, el mismo que padecía su padre, supo desde muy temprana edad que  esta enfermedad le provocaría una ceguera progresiva.

Cuando quedó ciego por completo, en 1955 fue nombrado director de la Biblioteca Nacional en Argentina.

Le gustaba que le leyeran en voz alta y siguió escribiendo. Le dictaba a su esposa María Kodama.

Y esta condición también tuvo alguna influencia en su estilo, pues en cuentos y poemas se volvió una constante donde hablaba de los efectos de la ceguera.

Ya ciego, publicó todavía tres poemarios, tres libros de cuentos y uno de ensayos entre otros. Como él y su padre, varios miembros de su familia se quedaron ciegos.

Nunca le gustó la política, y solía decir, “Yo creo en el individuo, decreo en el Estado”.

Nunca recibió un premio nobel de literatura y uno de los motivos fue porque en 1976 recibió un doctorado honoris causa a manos del presidente Augusto Pinochet.

Le gustaba México y lo llamaba, “un país pintoresco”. Le gustaba la poesía de Ramón López Velarde; entabló conversaciones con Octavio Paz y Elena Poniatowska; y en 1973 conversó también en México con Juan Rulfo.

Borges nunca escribió una novela y una vez le preguntaron eso, “Su respuesta fu, “una, mi incorregible holgazanería, y la otra, el hecho de que como no me tengo mucha confianza, me gusta vigilar lo que escribo, y desde luego, es más fácil vigilar un cuento, en razón de su brevedad, que vigilar una novela”.

Odiaba el futbol, y en una ocasión dijo, “el futbol es popular porque la estupidez es popular. Once jugadores contra los otro once corriendo detrás de una pelota no son especialmente hermosos”.

Microsoft Banner
Magarita Banner