27
Jue, Jun
26 New Articles

Al participar en Madrid en la jornada “Un cruce de caminos”, el escritor Mario Vargas Llosa confesó que siempre al empezar a escribir algo nuevo, “Tengo miedo de fracasar, de no terminar la novela; la primera  versión es una lucha contra la inseguridad”.

El premio Nobel de literatura dijo en una conversación con la periodista de la cadena española Ser, Pepa Bueno, que ya está por ahora corrigiendo las pruebas de su novela Tiempos recios, que se va publicar el próximo 8 de octubre.

Se trata de un título que hace referencia a Santa Teresa,  y dijo hay que seguir su ejemplo, “hay que mantener el optimismo en medio del pesimismo reinante”.

Dijo también que en todos los países del mundo hay un problema aún no resuelto, y que mientras se ha progresado de manera extraordinaria “en el mundo de las pantallas”, ese problema sigue: la educación, que se ha quedado desfasada frente al progreso y los avances.

 “La educación se ha quedado atrás y ningún país en el mundo ha sabido resolver la distancia entre la cultura de la imagen y la educación”.

“Esta cuestión, señaló, es muy grave porque la cultura humanística, la que se quedó retrasada, es la que crea el espíritu crítico de la sociedad”.

Habló de una “rivalidad” entre las pantallas y las ideas, “entre las pantallas y los libros que se disputan a nuestros niños y jóvenes, la educación debe ser cpaz de hacer convivir fraternalmente a ambas”.

“No quiero que los libros derroten a las pantallas pero es necesario que ambos coexistan”, comentó.

Recuerda que a sus hijos él les pagaba para que leyera, “si leen una hora les doy una propina y si leen dos, les doy otra”, recordó entre risas, “Corromperlos económicamente fue una forma e engancharlos en los libros”.

Habló también de un rebrote de los nacionalismos, “”Uno de los grandes riesgos del futuro inmediato en todo el mundo, una fuente de violencias”.

“Es un regreso a la tribu, un regreso imposible a una sociedad que jamás existió, a una sociedad homogénea”, pero que “Es un sueño mítico que viene frente a la incertidumbre”.

Y es que los nacionalismos, dijo, están reñidos con la libertad y la democracia, “nunca hubiéramos imaginado que tras las dos terribles guerras mundiales en Europa causadas por el nacionalismo, éste fuera a rebrotar. Quién hubiera podido imaginar el Brexit”.

El cineasta Viko Rodríguez presenta el documental “Sea Trip: odisea para salvar a la vaquita marina”, que busca concientizar sobre la preservación de este mamífero en la comunidad de San Felipe, Baja California.

Ahí, dijo, la comunidad necesita otro ingreso para no depender sólo de la pesca ilegal.

En entrevista con Notimex, Rodríguez, dijo que las redes que utilizan los pescadores, son muy fuertes  y no se pueden romper, es una forma de ayudar, pues al pescar, los pescadores matan a las vaquitas.

Dijo también que el buche de totoaba es muy cotizado en China  junto con la vaquita marina, “Es una especie considerada en mayor peligro de extinción  del planeta; en el golfo de Baja California coexisten dos especies endémicas, la totoaba y la vaquita marina”.

Y es que al convivir juntas, las dos especies  son víctimas de las redes ilegales, y los pescadores lo hacen con redes de enmalle que son muy fuertes, pues atrapan de todo, tiburones, mantarrayas, totoabas, vaquitas, caguamas, “esas redes son de los peores inventos del hombre”, dijo.

Indicó que “El documental estaba basado en murales, me fui enterando de la problemática tomé la decisión de hacer un corto documental donde se mezclara el tema de los murales a favor de la vaquita  y la comunidad de San Felipe, con la explicación de la problemática”.

Dijo que su intención es hacer de San Felipe un destino turístico, como Cozumel, pues es rico en gastronomía  y atractivos.

Y que los locales tengan otro ingreso, “otra forma de hacer su vida, y no dependan sólo de la pesca ilegal”.

Que haya mejores clínicas, hospitales, más oportunidades para todos, más educación, con el apoyo de gobierno .

Rodríguez dijo que la vaquita sólo vive en el alto golfo de California, que es donde se une Baja California con sonora, no viaja, ni migra como las ballenas, es endémica de esa zona.

 

Porque el  humor le permite “asumir todos los riesgos”, la uruguaya de 95 años,  Ida Vitale asumió sin duda uno más hoy, Día Internacional del Libro: El premio Cervantes. El más importante premio de la literatura en español.

En la biblioteca Nacional de Madrid, fue la entrega del premio, del que Vitale dijo no esperar, y que si se lo hubieran dado hace diez años, estaría “en mejores condiciones”, dijo riendo.

Y es que dijo son muchas preguntas e invitaciones que atender estos días después del premio,  Salió de Montevideo  el viernes pasado y se queda en España hasta el 13 de mayo  después de varios eventos a los que asiste para hablar de su trayectoria, de sus escritos, que principalmente son poesía.

Eventos diarios, maratónicos un “cervantino” como ella lo llama.

En el primer evento, el lunes en Madrid, la uruguaya se disculpó con los periodistas por llegar un poco tarde y “hacerlos madrugar”, “soy un bicho más bien nocturno”, dijo.

Ahí habló de su primer contacto con el “lenguaje transparente” del Quijote, de sus idas a la biblioteca italiana de su abuelo, de su amor por México, donde vivió exiliada una década, “lo único que no echo de menos es el picante”, dice entre risas, y de la “importancia de no entenderlo todo” cuando se lee.  “Lo importante es que quede una semilla de curiosidad”. “Si no entiendes nada, cierras el libro, si lo entiendes todo, no vuelves a él”, y termina con esto entre risas, “Ya dejé caer mi gota pedagógica”.

También les confió que fue muy lenta para trabajar, “Yo fui muy lenta, nadie me exigió, No sé, me gustó escribir. Llegar a los 95 años tiene sus ventajas, pero te asalta la conciencia de no haber trabajado lo suficiente. Yo me leí enteró a Galdós, todas las novelas y los Episodios nacionales. Escribió muchísimo, y creo que murió antes”.

En su discurso al recibir el premio de manos del rey Felipe de España, la escritora dijo, “ Debí pensar y escribir lo requerido para una ocasión que habiéndome  llegado tarde , realmente me sorprendió , pudieron sobrar oportunidades de imaginarla, pero muchas cosas obvias y muy poco concebibles  requisitos me hubieran llamado al sensato equilibrio”.

Le entregaron el reconocimiento de huésped distinguido le fue entregado a Elena Poniatowska, el Ayuntamiento de Cancún, Quintana Roo.

Poniatowska recibió este reconocimiento durante una sesión solemne de cabildo, en el palacio municipal de Benito Juárez, ante los representantes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial del estado de Quintana Roo, y la presidente municipal, Mara Lezama.

Además, se dio la Medalla “Sigfrido Paz Paredes” al biólogo, Antonio Ortiz, por su contribución al cuidado del medio ambiente.

 

Más artículos...