20
Vie, Sep
44 New Articles

Despide General Motors a obreros que cuestionan monopolio sindical de CTM

Opinión
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Carmen Pizano, publicado en www.poplab.mx

Cuestionan trabajadores el feudo del diputado priista Hugo Varela; alianza de empresa y líder anula el derecho de libertad sindical de la reciente reforma laboral

Los abusos, el entreguismo de su sindicato a la empresa, las cuantiosas cuotas obligado a pagar puntualmente cada semana y las violaciones a sus derechos laborales, llevaron a Israel Cervantes y un grupo de compañeros a organizarse en busca de conformar una nueva organización sindical, lo que desencadenó el despido de quienes intentaron librarse del sindicato “Miguel Trujillo López”, adherido a la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

En Guanajuato, el diputado local del PRI Héctor Hugo Varela Flores se ha mantenido como secretario general de la CTM desde hace 20 años. De 1989 a 1999 fue dirigente únicamente en el municipio de León, a partir de 1999 ocupó la secretaría general estatal.

Israel Cervantes fue parte de la plantilla de General Motors durante más de 13 años, hasta el 28 de agosto cuando le informaron del despido. Así como Israel, varios de sus compañeros que buscaron dejar el sindicato que regatea todo tipo de apoyos para los trabajadores en Guanajuato.

Basados en la reforma laboral de abril pasado, en la que se establece que los trabajadores tienen derecho a elegir el sindicato al que quieren pertenecer, al menos 20 empleados de la planta de General Motors en Silao tomaron la batuta de crear una nueva organización sindical, entre ellos, Israel Cervantes.

Ilustración Pinche Einnar

 

Sin embargo, la primera reacción de la empresa fue llamar a los trabajadores de mayor antigüedad, como César Machuca, para pedirle que a cambio de pagarles la liquidación conforme lo establece la Ley tenía que dar el nombre del resto de sus compañeros que buscan crear un nuevo sindicato.

La planta de GM en Silao tiene alrededor de 7 mil trabajadores adheridos a la organización sindical de la CTM, cada trabajador paga cuotas mensuales que van de los 250 a los 350 pesos, dependiendo del sueldo, lo que representa que tan solo de General Motors el sindicato “Miguel Trujillo López” recibe recursos por más de 1 millón 750 mil pesos, aunque en la realidad los trabajadores regatean por apoyo al que tienen derecho.

El vitalicio Hugo Varela

Héctor Hugo Varela Flores llegó al Congreso del Estado, por segunda ocasión en los últimos seis años, por la vía plurinominal con el apoyo del PRI; sin embargo, en el tiempo que ha sido legislador no ha mostrado ser oposición.

Además de ser dirigente de la CTM en el estado, ha quedado al frente de varios sindicatos que lo mismo se dedican a representar trabajadores de productos alimenticios que de curtidoras o de la industria automotriz.

Actualmente forma parte de la comisión de Seguridad Pública, y frente a la violencia que se vive en Guanajuato no se han escuchado pronunciamientos enérgicos por los resultados de las autoridades responsables.

Contrario a tener una postura de oposición, Hugo Varela no tiene problema en mostrarse a las cámaras con funcionarios del gobierno estatal.

 

Hugo Varela al centro, a la derecha con el subsecretario del Trabajo Marco Antonio Rodríguez

 

Día a día de un trabajador

Durante 13 años Israel Cervantes laboró en la planta que tiene General Motors en Silao, la armadora automotriz que, actualmente, es la de mayor producción en la entidad. Datos del clúster automotriz Guanajuato revelan que durante 2018 se produjeron 760 mil automóviles.

La misma organización proyecta que para 2021 el número de vehículos que se producirán en la entidad superará el millón 408 mil unidades, de las cuales 578 mil saldrían de la planta de Silao.

Originario de la comunidad La Aldea, municipio de Silao, Cervantes se levantaba diariamente a las 4 de la mañana para llegar antes de las 6 a la planta y comenzar con las labores. Durante la jornada de 12 horas apenas tenía 45 minutos dividido en dos recesos para consumir sus alimentos.

La decisión de comenzar a reunir compañeros para conformar una nueva organización sindical, alejada de Tereso Medina, secretario general de la CTM, se reafirmó cuando llegaron las utilidades, 10 mil pesos menos de lo que esperaban por lo que se produjo en el año.

Al recorte de utilidades, se sumó el descontento por los nueve años ininterrumpidos de Juan Carlos Félix Vázquez como líder sindical, haciéndose pasar como trabajador de la planta, cuando no labora en ella, denunció Israel Cervantes.

Tras las reuniones de un grupo de alrededor de 25 líderes en la planta, comenzaron a llegar los despidos. En el caso de Israel lo mandó llamar el responsable de personal de la empresa, Jaime Villaseñor, para informarle que sería sometido a pruebas antidoping, instrucción a la que accedió; luego, sin mostrarle los resultados le comentaron que había salido positivo en la prueba de mariguana y anfetaminas.

Inmediatamente después le pidieron sus credenciales de la empresa y lo sacaron de las instalaciones. A POPLab, Israel contó que al día siguiente acudió a hacerse los mismos exámenes en un laboratorio particular, ahí se comprobó que lo dicho por el jefe de personal de la empresa fue una mentira.

A unos cuantos metros de recursos humanos de la planta se encuentran las oficinas del sindicato, sin que intervinieran en algún momento por los agremiados que eran despedidos por la empresa con cualquier pretexto.

Sin firmar la renuncia, Cervantes pelea por la vía legal que lo reincorporen a la empresa en la que ha laborado durante más de una década.


Cacicazgo sindical

El negocio que representa el sindicalismo se aparta de la defensa de quienes pagan las cuotas: los trabajadores, que lejos de sentirse representados frente a las grandes empresas, terminan siendo los mismos líderes los primeros en dar la espalda cuando de defender los intereses propios se trata.

En Guanajuato, un estado con la presencia de cinco armadoras del sector automotriz, a las que debe sumarse las decenas de empresas proveedoras, los trabajadores de manufactura en la industria son agremiados al Sindicato “Miguel Trujillo López” para el Bajío, que a su vez está adherido a la Confederación de Trabajadores de México.

Los líderes sindicales que toman las decisiones son impuestos, sin que se les reconozca como verdaderos trabajadores en el día a día en una empresa, tal es el caso de Juan Carlos Félix Vázquez.

La CTM de Tereso Medina no solo tiene adheridos a los sindicalizados de GM en Guanajuato, sino de otras empresas trasnacionales: Pirelli, Michelin, Yasaky, entre otras.

“Son millones los que se lleva de los trabajadores de Guanajuato, sin que veamos beneficio real y palpable de nuestros dineros y, sobre todo, desde hace cuántos años está sucediendo esto”.

Israel Cervantes narró que fue testigo de cómo el sindicato olvidó a los trabajadores en momentos difíciles como la muerte de un familiar, cuando entre las prestaciones está el recibir un apoyo.

Reforma para elegir sindicato

La reforma en materia laboral aprobada en abril pasado establece cambios en cinco leyes diferentes que traería a los trabajadores varias oportunidades sindicales:

La primera es que se promueve que los trabajadores puedan organizarse en distintos sindicatos, ya no es necesario que sea del mismo ramo, también podría ser de otras industrias y de otros estados del país.

Con la segunda, los trabajadores van a poder elegir a qué sindicato quieren afiliarse o no tener sindicato, sin que la decisión de afiliarse quede a cargo de la empresa.

La tercera, como parte de la reforma ahora los procesos para elegir a los representantes sindicales será libre y secreta, a través del voto directo.

En el cuarto punto relevante de la reforma se encuentra que ahora los contratos colectivos no podrán ser firmados si todos los trabajadores no están de acuerdo.

Microsoft Banner
Magarita Banner