20
Vie, Sep
44 New Articles

Víctimas de homicidio en Guanajuato dejan rastro de dolor en sus familias

Opinión
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Con información de Edith Domínguez y Martha Silva, publicado en www.poplab.mx

Más allá de las frías y ascendentes cifras de asesinatos, la violencia, tanto del fuero común como del federal, tiene un impacto negativo y a largo plazo en la salud física y mental de los que quedan atrás

“Sigo enojada contigo no porque moriste, sino por la forma en la que te fuiste. A pesar de los años que han pasado no me duele tu ausencia. Desde mi infierno quiero explicarte lo que perdiste y no te diste cuenta porque te valió madres, ¡fuiste un mal padre, un pésimo hijo y un mal hermano! A sus 7 años, mi sobrina, tu hija, desde tu partida llora a cada instante tu ausencia, el vacío que dejas en su vida nadie lo podrá llenar, su padre ya no está”.

Así inicia el texto "Carta a Mi Hermano. Desde mi infierno hasta tu cielo”, donde una mujer de origen irapuatense cuenta su desgarradora experiencia como doliente de una víctima de la violencia en Guanajuato, que cada día suma a más personas a la trágica lista de homicidios dolosos, que han posicionado al estado en el primer lugar nacional durante el primer semestre de 2019 (cifras únicamente superadas por las registradas en Chihuahua de 2010 y 2011 al inicio de la llamada guerra contra el narcotráfico).

Pero ¿quién habla de lo que queda atrás: sus familias? Desoladas, muchas de ellas pierden a su principal proveedor económico y su pilar, lo que incrementa el de por si natural temor ante el futuro, máxime, si la persona queda en el estatus de desaparecido.

Lo que viven miles de estas familias dolientes, lo cargan en sus corazones, respiran el dolor, las inunda la tristeza... Madres, padres, hermanos, abuelos, hijos e hijas siguen esperando a sus seres queridos. La impotencia por no haber podido hacer más o la ausencia que deja un ser querido cala en los huesos como el frío por las mañanas de un día gris que parece no se irá.

 

Foto:Edith Domínguez.

 

Cárteles conquistan territorios del Estado

“Es tan doloroso que he llorado no por ti, por ella (nuestra madre), verla destrozada, el sentir el dolor del saber de la muerte a esa edad, mata. ¿Sabes, cabrón? Pero no podrás sentirlo porque ya no estás aquí, tu corazón dejó de latir al momento que recibiste 17 impactos de arma de fuego, sólo tú y la persona o personas que lo hicieron saben el porqué.

“Estoy enojada contigo a pesar de los años de tu partida, porque mis sobrinos, sí, tus hijos (sufren) porque no estás aquí para verlos crecer, educarlos, compartir sus experiencias, que los agarres de la mano y los guíes, que cuando se caigan les ayudes a pararse y seguir adelante tras limpiarles sus lágrimas, bañarlos luego de un buen juego”.

 

Los cárteles del crimen organizado parece que llegaron a tierra fértil en Guanajuato: mientras funcionarios de los tres niveles de gobierno tratan de arreglan con declaraciones lo que no se ve con hechos, a pesar del glamoroso operativo “Golpe de timón” en Santa Rosa de Lima. En esta localidad, en marzo de 2017, caían decenas de casquillos percutidos sobre el terreno, así hacía sentir el cártel de Santa Rosa de Lima su presencia, cuando los hombres encapuchados accionaron sus armas adjudicando el apoyo a José Antonio Yepez alias “El Marro”, su líder, que hoy día sigue libre.

La guerra entre los cárteles se había echado a andar. El Cártel Jalisco Nueva Generación respondió. Las autoridades sólo atinaban a echarse culpas unas a otras, mientras ascendían (y ascienden) el número de muertos. Las cartulinas fluorescentes en su mayoría narran estas batallas.

La disputa alcanzó a los policías e incluso a los hospitales: en el año 2018 hubo cuatro ataques en el interior de nosocomios públicos y ese año Guanajuato fue el estado donde más agentes fueron asesinados.

De los desaparecidos, tanto policías como civiles, poco se ha hablado, hoy su número es incierto. Aunque la Base Histórica de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas tiene registradas 621 personas, habría, como en todos los delitos, una cifra negra que tiene en la incertidumbre también a sus mujeres, quienes no pueden ser llamadas viudas, o sus hijos, huérfanos, pero que han quedado indefensos, catalogados como "víctimas colaterales."

 

“Mi madre, tu madre, nos enseñó lo mismo a ti, a mí, a todos sus hijos: trabajar desde muy pequeños a ganarse el peso para comprar el pan o la tortilla, los frijoles o la carne que uno pudiera comprar con el esfuerzo de uno, 'se disfruta ese momento', más sí lo compartes con tu familia”. (Pero ahora) tu hija y tu hijo no sé cuántas lágrimas puedan seguir derramando porque, primero, tú los abandonaste, dejándolos a su suerte en la casa de mi madre. Ellos no supieron de tu abandono porque tienen una abuela fuerte, pero cada día por la noche ella esperaba que llegaras a casa, aún se desvela rezando por tu alma. Tu foto está a un costado de nuestro padre, ahí cerca de el corazón de la Virgen, un lugar que yo creo no te ganaste. Las velas que iluminen tu camino no te faltarán en tu cielo porque tus hijos, mi madre y los hermanos, las procuran”.

 

De enero a diciembre de 2018 se registraron a nivel nacional 237 mil 993 delitos que atentaron contra la vida y la integridad corporal, de esta modalidad, la Fiscalía General de Guanajuato reportó 29 mil 111 y un total de 2 mil 609 homicidios dolosos, de acuerdo a las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

De enero a junio del presente año, han registrado en todo México 123 mil 495 delitos que atentan contra la vida y la integridad corporal, y al menos 14 mil 603 homicidios dolosos.

Guanajuato estos primeros seis meses reportó 9 mil 835 delitos que atentan contra la vida y la integridad corporal, y mil 305 homicidios dolosos, esta cifra se acerca peligrosamente a las mil 856 carpetas de investigación por este delito que registró el estado de Chihuahua en 2010, posiblemente durante lo más cruento de la "Guerra contra el Narco". Los 1,305 homicidios de Guanajuato son apenas del primer semestre del año.

 

Ilustración: Pinche Einnar.

 

Daño colateral, concepto vacío

“Tus hijos ya no viven con mi madre, ahora están con su abuela materna, los cuidan y los quieren bien. Mi madre poco los ve, tu esposa la visita poco, debe salir adelante cueste lo que cueste, pero cuanto están con ella, se desvive por sus chiquillos. El más pequeño, de escasos 5 años cuando lo dejaste, cada vez que visita la casa de mi mamá, se mete al cuarto donde aún tu ropa y zapatos esperan a su dueño... se pone tus botas viejas, con su sonrisa sale corriendo y dice que las botas de su papi sí corren, su sonrisa dibuja un nuevo amanecer en su rostro, pero luego de unos minutos, derrotado, inclinado en su pequeño cuerpo sobre sus botas viejas, sus lágrimas recorren sus mejillas, ese camino que ya hicieron en su rostro y no sé si un día se borrarán, te grita y clama que lo veas, llorando y con coraje, reclama al fantasma que hoy eres.

“Él no sabe que no le responderás, pero siempre desea que esa estrella que ve seas tú iluminado su camino, hace lo necesario para que lo veas, lo abraces, ¿sabes, cabrón, cuánto daría tu hijo por un abrazo de su padre y dormirse entre tus brazos como tantas veces hizo?, las veces que no fueron suficientes a su corta edad”.

 

Guanajuato es el estado de la República que registró el mayor número de asesinatos de menores de edad en el semestre enero-junio, con 74. La cifra supera con mucho los 62 (de por sí preocupantes) casos registrados en 2018.

En el primer trimestre de 2019 se registraron a nivel nacional 285 homicidios dolosos contra menores de edad, según la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM). Eso equivale a un promedio de algo más de tres niños asesinados al día.

Y luego está a la inversa: los niños que quedan huérfanos.

 

Foto: CC nahemoth (J.S. B.) en Flickr.

 

En palabras de Juan Martín Pérez García, director de REDIM, los menores necesitan ser atendidos en su salud física y mental, deben ser reintegrados a su familia, se debe dar un seguimiento a esto, así como a su educación, entre otros aspectos, pues en el país ya existe el marco legal para que sean atendidos, entre ellos la Ley General de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes y el sistema Nacional de Protección Integral a Niños, Niñas y Adolescentes. Lamentó que dichos mecanismos no se pongan en práctica porque la infancia no es un tema de prioridad política, ni se le dedica el presupuesto necesario.

Por su parte, Nancy Ramírez, directora de Incidencia Política de Save the Children México, comentó que los niños que viven en un entorno cargado de violencia sufren "estrés tóxico", que es un sometimiento permanente a contextos violentos y que deriva en ansiedad, miedo constante, estrés postraumático y que puede tener también impacto en el desarrollo académico e incluso abandono escolar.

 

“Mi cuñada poco tiempo pasa en la casa, el lazo familiar ella lo cortó, a pesar que sabe que mi madre la ve como una hija. Con nosotros poco habla, pero sabe que el día que nos necesiten, ahí estaremos.

“No sé si desde tu cielo te has preguntado por nuestra madre, pero quiero que sepas que está muriendo, ¡yo te culpo! En el exterior ella se hace la fuerte (...) no lo aceptará, pero tú y yo sabemos que le partiste el corazón, porque "lo natural" es que un hijo sepulte a sus padres.

“En el Día de la Madre ella quiere pasar (rápido) ese día, borrarlo del calendario, porque uno de sus hijos le falta, a veces canta por tener unos hijos a su lado, pero le faltas tú, cabrón. Los años en su cuerpo no pasan en valde la vida le esta cobrando la factura, muy cara por cierto“.

 

Foto: CC mr_angeloux (Angel Morales Rizo).

 

Otro tema relacionado con el fenómeno que asola Guanajuato, es el de Violencia familiar: en estos primeros seis meses del año, las denuncias por ese delito superaron las 5,800 carpetas, siendo las ciudades de León, Irapuato, Celaya, Guanajuato y Silao, las que reportan el mayor número de casos.

Pero el legado más visible de la violencia por armas de fuego queda en las secuelas físicas que deja en las víctimas: las lesiones.

Así, en el registro oficial de Guanajuato, más del 55% de las más de 200 mil personas que cuentan con una discapacidad adquirieron esta condición a consecuencia de un incidente violento o por algún accidente.

José Grimaldo Colmenero, director del Instituto Guanajuatense para las Personas con Discapacidad (Ingudis), informó que en los últimos dos años, en el estado ha aumetado el número de personas que, a causa de un hecho violento, quedaron discapacitadas, ya sea un asalto o un balazo durante un ataque directo. Esta situación se ha detectado por su ingreso a centros de rehabilitación o por su búsqueda de una prótesis. Las cifras exactas están por obtenerse, pues ya se realiza un estudio sobre el tema.

 

“Desde mi infierno, y con las lágrimas a punto de salir, al escribirte esta carta, que sé no tendrá respuesta, quiero describirte lo que veo con tristeza, dolor e impotencia; estuvimos en una fiesta de XV Años, algunos de tus hermanos fuimos invitados, ahí estuvieron tus hijos, la niña traía un vestido en color rosa y blanco, en su pelo traía un moño blanco. Esa mañana tu hija confirmó su fe en Dios, no estuviste, pocos supimos de su evento, pero no asistimos, por mil pretextos.

“En la fiesta (de XV años) el vals terminó con la canción de "mi última muñeca", donde el padre (que aunque no vive con sus hijos y exesposa, asistió), le entregó su muñeca a su hija, la quinceañera al momento que su padre se la entregó lo abrazó tan fuerte, como pidiéndole 'no me dejes sola, acompáñame en la vida', llorando entre susurros le dijo cuánto lo amaba, le dio las gracias, la canción en ese instante parecía tan corta, tu hija hoy de 7 años, sentada en las sillas al frente presenció el momento, soltó el llanto y abrazó a tu excuñada, mientras sus lágrimas se perdían entre su vestido, los brazos de ambas se rodearon, tu hija lamentaba que tú no estarías en ese momento sagrado de una hija con su padre. Tu excuñada lloraba y la consolaba, pero ella necesitaba tus brazos fraternos“.

 

Y por supuesto, están las desapariciones con fatal desenlace.

Uno de los casos que más han conmovido a Irapuato, ciudad desde la que escribe la mujer que redacta esta carta, es el de Antonio Cervantes, de profesión contratista y en sus tiempos libres entrenador de fútbol americano.

Tras la privación ilegal de su libertad, el pasado 26 de julio, fue encontrado asesinado el día 3 de agosto, un día después de que sus familiares, desesperados por su desaparición, organizaran una marcha por calles de la ciudad, donde fueron acompañados por otras familias con miembros no localizados.

El cuerpo de Antonio fue uno de los que encontraron colgando de un puente en Villagrán. Después, presuntamente un grupo de la delincuencia organizada difundió un video previo a su muerte, donde "Tony" aparece semidesnudo, amarrado de manos, aparentemente golpeado, rodeado de 10 hombres encapuchados y armados con armas de grueso calibre, uno de ellos le apuntaba a la cabeza. Esa fue la última vez que sus familiares lo vieron con vida.

 

Foto: CC OXLAEY.com

 

“El día de tu muerte fue hace tanto tiempo pero los niños no llevan cuentas, solo saben que su padre falleció. ¿Qué padre desea dejar huérfanos a sus hijos pequeños?, me pregunto una y otra vez y de momento no lo veo, no soy nadie para juzgarte, pero tus hijos están solos, sé que no son los únicos, a diario si lees en tu cielo lo que pasa en mi infierno en la tierra, sabrás que son miles los asesinados, que las únicas personas que sabrán (la respuesta) es porque son las víctimas y sus victimarios.

“No solo moriste tú, una parte de toda tu familia murió contigo.

“Hermano, habrá más historias que contar, no sé si lo realizaré porque sé que no habrá contestación, pero mientras tu alma está en tu cielo, el infierno que viven tus hijos, mis sobrinos, los nietos de tu madre se agranda en su soledad.

“Atentamente , tu hermana. DPE.“

Microsoft Banner
Magarita Banner