20
Vie, Sep
44 New Articles

Pauperización de la Educación Superior con fines de lucro

Opinión
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los Invisibles de Naucalpan.

#Naucalpan como modelo

¿Estás convencido que la formación académica profesional que recibes en tu centro escolar es la de mayor calidad o que al menos cumple con los criterios necesarios para tu desempeño cuando te integres al mercado laboral?

La inequidad a lo largo del territorio mexicano tiene muchas caras, por ejemplo el analfabetismo, la ignorancia y la educación de baja calidad que se ha recrudecido a nivel superior.

¿Cantidad o calidad?

México tiene una larga tradición e historia en Educación Superior la universidad fue una de las primeras instituciones que se creo después de la conquista. Fundada en 1551, la Real y Pontificia Universidad de México, se convertiría en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Como en la mayoría de los países de la región en la segunda mitad del Siglo XX se experimentó un crecimiento sin precedentes en el ámbito de la Educación superior tanto en el tipo de instituciones, como en el número de estudiantes, profesores y áreas de investigación. En la actualidad, la Educación superior se concibe como un instrumento vital para la modernización de México.

El Programa Nacional de Educación 2001-2006 ofrecía una visión de la educación superior al año 2025; hoy a un lustro de cumplir el plazo establecido, sus objetivos aún se vislumbran inalcanzables

• La educación superior será la palanca impulsora del desarrollo social, de la democracia y la convivencia multicultural. Proporcionará a los mexicanos los elementos para su desarrollo integral y formará científicos, humanistas y profesionales, en todas las áreas del saber, portadores de conocimientos de vanguardia y comprometidos con las necesidades del país.
• Para el primer cuarto del siglo, el sistema de educación superior estará conformado por 32 sistemas estatales, contará con un amplio respaldo por parte de la sociedad y atenderá a más de la mitad de la población entre 19 y 23 años con una oferta amplia, flexible y diversificada de programas educativos en instituciones de diversos perfiles tipológicos. Además, ofrecerá oportunidades de actualización a todos sus egresados y contará con una oferta variada y modalidades adecuadas de educación continua para satisfacer necesidades educativas de los adultos. Una de las características del sistema será su coordinación con los otros tipos educativos y con los ámbitos de la ciencia, la tecnología, el arte y la cultura, así como la operación de amplias redes de cooperación e intercambio académico en el nivel nacional e internacional, que sustentarán los programas de movilidad de profesores y alumnos.
• La sociedad estará plenamente informada del desempeño académico y del uso de los recursos de todas las instituciones de educación superior, con sustento en procesos consolidados de evaluación y seguimiento.

No es una tarea fácil e implica grandes y complejos esfuerzos. En los últimos años el sistema de Estudios superiores se ha modificado sustancialmente, su tamaño, su composición y los modelos educativos utilizados. Por ejemplo, a partir de 1999 existen un mayor número de Instituciones particulares que públicas, atendido en su mayoría por personal académico por horas. Presta servicios a una población estudiantil con una distribución cada vez más equilibrada según sexo, 51.5% hombres vs. 48.5% mujeres, y con una oferta educativa concentrada en centros urbanos. Durante la última década del siglo XX nacieron numerosas asociaciones, consorcios y redes con el objetivo de desarrollar sinergias entre las Instituciones de educación superior en diferentes temas. Por ejemplo, agrupaciones no gubernamentales como la ANUIES o la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior (FIMPES) que agrupa a las Instituciones particulares y certifica su calidad institucional. Consorcios educativos y redes universitarias que agrupan a un conjunto, Instituciones (universidades) que comparten un mismo modelo educativo y operativo, ya sea en una sola personalidad jurídica como el sistema del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) o la Universidad del Valle de México (UVM), o conservando su independencia, como la Red de Universidades Anáhuac o modelos muy característicos como la Universidad Iberoamericana y la Libre de Derecho. Sin embargo sigue siendo necesario fomentar el crecimiento de la cobertura privilegiando la equidad sin poner en riesgo los avances en materia de calidad.

Durante la década de los 90's 12 de cada 100 personas entre los 19 y los 23 años de edad tenía acceso a la Educación superior actualmente se calcula que uno de cada cinco personas en el rango de edad puede acceder y por ello se habla de un sistema masificado. La población estudiantil de las Instituciones profesionales ha mantenido un ritmo de crecimiento exponencial positivo. las oportunidades educativas de un joven del área metropolitana son cuatro veces más elevadas que las de un joven que vive en Chiapas o Guerrero.

Debido a los problemas de financiación de las Instituciones públicas se han establecido mecanismos restrictivos de admisión. Actualmente se utilizan exámenes estandarizados, según el resultado se ubica a los aspirantes hasta llenar el cupo establecido por la institución. Se han iniciado "semestres cero", cuyo objetivo es ofrecer procesos de regularización o afianzamiento de conocimientos y habilidades previas al inicio formal de los estudios. Además hay plazos de permanencia de los estudiantes en la unidad académica.

En el subsector de instituciones privadas, se emplean también exámenes estandarizados. Suele haber preferencia por los estudiantes que cursaron la educación media en las propias instituciones que cuentan con este servicio, exigiendo ciertas condiciones académicas. Hay una parte del subsector de instituciones privadas que se ha desarrollado de manera exponencial y que tiene escasos o nulos procesos de selección, fenómeno por demás riesgoso en el ámbito de la educación profesional y que se ve también afectado por la pésima calidad del personal docente; instituciones fácilmente reconocibles, instaladas en lugares improvisados o en edificaciones precarias e incluso invadiendo predios o áreas de jurisdicción federal al amparo de vacíos legales. Suelen hacer uso de publicidad exterior en las zonas periféricas en donde se resaltan virtudes del servicio educativo que ofrecen entre las más destacadas llama la atención el bajo costo de la colegiatura, lo fácil de obtener un título o documento que acredite los estudios cursados, las facilidades en tiempo y esfuerzo para lograrlos e inequívocamente bajo la tutela de un nombre de la intuición que en el imaginario colectivo nos relacione con Instituciones acreditadas o suene rimbombante (Tec, Centro de estudios, Liceo, Ateniense, ibero, Universidad etcétera), casi siempre la instrucción académica que ahí se obtiene es de pésima calidad y no servirá en la práctica de la competencia laboral desarrollando en el egresado emociones negativas ligadas a la frustración.

En el caso de las instituciones privadas, su principal fuente de ingresos deriva de las cuotas que cobran a los estudiantes. Las donaciones filantrópicas existen, pero no son de la magnitud e importancia que tienen en otros países. Si bien el subsector de las instituciones privadas recibe también fondos de origen público, éstos no constituyen una fuente relevante en el ingreso total de estas instituciones.

Garantía de calidad
Las primeras acciones para la evaluación de la educación superior en México se realizaron en la década de los setenta y fueron parte de programas de gobierno e iniciativas de la ANUIES.

La evaluación de la educación superior se estableció como prioritaria. Las evaluaciones interna y externa permanentes de las instituciones para impulsar la mejora de la calidad de los programas educativos y de los servicios y como meta la creación de una instancia que integrara y articulara un proceso nacional de evaluación de la educación superior.

Para lograr este objetivo, la Coordinación Nacional para la Planeación de la Educación Superior (CONPES) creó en 1989 la Comisión Nacional de Evaluación de la Educación Superior (CONAEVA), la cual diseñó la estrategia nacional para la creación y operación del Sistema nacional de evaluación de la educación superior.

Para promover la evaluación externa, la CONPES creó en 1991 los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES), como organismos de carácter no gubernamental. Las principales funciones asignadas a los CIEES fueron la evaluación diagnóstica de programas académicos y funciones institucionales y la acreditación de programas y unidades académicas. Los CIEES diseñaron metodologías y marcos de evaluación en cuya definición se tomaron en cuenta criterios y estándares internacionales.

En 2001 se creo el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (COPAES) y se inició la construcción de un Sistema para la acreditación de los programas educativos. La función del COPAES es regular los procesos de acreditación y certificar de la capacidad académica, técnica y operativa de las agencias de acreditación.

El COPAES ha otorgado reconocimiento a 16 agencias de acreditación de varias disciplinas y áreas del conocimiento como son: diseño, arquitectura, ciencias químicas, educación turística, ciencias sociales, enfermería, medicina, odontología, contaduría y administración, informática y computación, agronomía, medicina veterinaria y zootecnia, psicología, ingeniería, economía y ciencias del mar.

Las universidades privadas son certificadas por FIMPES y son susceptibles a la clasificación de "Institución de excelencia" por parte de la SEP, lo que les aseguran condiciones preferenciales de operación.

Retos
Se podría enumerar un sinfín de desafíos del sistema de Estudios superiores como la falta de recursos para financiar las instituciones públicas, la necesidad de ampliar y diversificar la oferta de una educación de calidad y pertinente, los problemas del personal docente, la creciente aparición de Instituciones con animo de lucro que atienden a las expectativas de su mercado pero sin compromisos de formación como respuesta a las necesidades sociales.

En este sentido la transformación de la educación superior se tendría que orientar hacia la creación de un sistema abierto, flexible, innovador y dinámico, con una intensa colaboración interinstitucional y por la operación de redes para el trabajo académico que cubran amplios circuitos de los ámbitos estatal, regional, nacional e internacional. Además de fomentar la movilidad de profesores y alumnos entre instituciones, así como la búsqueda permanente de nuevas formas de enseñanza-aprendizaje.

En un ejercicio proactivo, a partir del análisis de la visión de la educación superior al año 2025 y en base a la situación actual del sistema, se pueden identificar los estrategias para educación superior de calidad en México:

I- Para que las “universidades” se conviertan en eficientes palancas impulsoras del desarrollo social, hace falta que:

a) Se aproximen académicamente al diagnóstico de las necesidades sociales existentes.

b) En base a dicho diagnóstico, diseñen y operen programas de intervención comunitaria que:
• Incidan en los problemas más urgentes detectados.
• Aseguren la permanencia de la relación comunidad-Universidad
• Aseguren que la participación de los educandos en la operación de dichos programas de intervención redunde en el desarrollo de habilidades personales en su perfil profesional.

c) Promover programas para el financiamiento que no estén ligados totalmente al resultado de los procesos de acreditación, sino también al papel que la Universidad está desempeñando en su entorno.

II- Para que las Universidades puedan proporcionar a los mexicanos elementos para su desarrollo integral, sería necesario:

a) Asegurar que los objetivos curriculares estén planteados en torno a la adquisición de competencias y habilidades, no solo de conocimientos. Esto es una tarea de las instancias certificadoras y de los grupos que participan en el diseño de los indicadores de calidad.

b) Establecer dentro de los planes de estudio el seguimiento y certificación del cumplimiento de actividades de aprendizaje de desarrollo de talentos.

c) Garantizar que las universidades destinen recursos, no solo físicos sino también humanos, para la consecución de dichos objetivos y operación de dichas actividades.

III- Para que las Universidades formen profesionales portadores de conocimientos de vanguardia, es imprescindible que las instancias certificadoras vigilen la eficiencia y auditen la calidad y la periodicidad de la actualización de planes y programas de estudio.

IV- Para que las Universidades estén en posibilidad de atender una población que cubra a más de la mitad de la población entre 19 y 23 años, es importante:

a) Promover un crecimiento ordenado que asegure una calidad mínima en las nuevas instituciones, así como su rigor académico, sobre todo en las Universidades con ánimo de lucro que están proliferando en el país.

b) Idear instituciones de educación superior que puedan atender diversificada, flexible y pertinentemente a grupos sociales hasta la fecha excluidos de la posibilidad de obtener una educación de alto nivel y de buena calidad.

c) Fomentar el uso eficiente de su capacidad instalada mediante una programación de sus actividades para responder mejor a la creciente demanda de Educación Superior.

d) Regular la oferta de programas educativos de manera que su diversificación permita realmente atender las necesidades del entorno, no solo respondiendo a las expectativas del mercado sino a las necesidades globales de la sociedad.

d) Normar y promover nuevos formatos educativos a través de medios no tradicionales, que permita la inclusión de personas geográficamente distantes o con poca disponibilidad de horarios.

V- Para lograr que las Universidades se encuentren en coordinación con otros tipos educativos, se hace necesario en general:

a) Auspiciar y fomentar la operación de colectivos, asociaciones, consorcios y redes que permitan desarrollar sinergias.

b) Apoyar eficientemente en la profesionalización del personal docente de los demás niveles educativos.

c) Diseñar un programa con objetivos concretos que verifique el cumplimento del compromiso que las Universidades tienen como principales formadores de los profesionales académicos que operan y administran los demás niveles educativos.
Además en el ámbito de:
• La ciencia y la tecnología es preciso fomentar la vinculación empresa-academia para que la investigación y desarrollo que se realiza en las Universidades de verdad resuelva necesidades pertinentes al entorno productivo. Esta es, además una forma de inyectar recursos a las Universidades, ya que se les identificará como entidades eficientes de consultoría, de desarrollo de procesos y tecnología con capacidad real de resolución de problemas.
• En el fomento del arte y la cultura, es importante que más allá de las universidades interculturales, todas las Instituciones participen en la preservación de la multiculturalidad del país, tanto en lo que se refiere a las lenguas indígenas como a las tradiciones y saberes ancestrales. Además de fomentar las actividades extra curriculares relacionadas con las artes.

VI- Para que en las Universidades se promueva la movilidad de profesores y alumnos sería importante establecer, por perfil y nivel, cuotas mínimas de participantes en los programas y vigilar el cumplimiento de las mismas.

VII- Para que las Universidades informen con transparencia a la sociedad respecto a su desempeño académico y el uso de sus recursos se podría:

a) Fortalecer el desempeño de los valuadores de calidad académica de tal forma que se consolide su tarea de difusión de los resultados de la acreditación de las Universidades.

b) Diseñar programas de capacitación para los administradores de las Universidades, que les permita profesionalizar su actividad diaria y ejercer con responsabilidad el liderazgo de las instituciones.

c) Mejorar los criterios de financiación, buscando una mayor equidad y transparencia en los mecanismos de otorgamiento de recursos a las Universidades, que al mismo tiempo garanticen la corresponsabilidad de las instituciones en el uso de estos recursos.

Conclusiones

La participación de las instituciones de Educación superior en los debates políticos y sociales del país ha sido una constante y tendría que mantenerse en el transcurso del tiempo. Más allá de la tradicional responsabilidad social, las universidades han contribuido al fortalecimiento de la democracia. Es importante que los gobiernos valoren esta contribución y apoyen el papel de la academia en el país a través de la toma de decisiones y el desarrollo de políticas que den solución a los grandes retos del sistema de Educación superior.

Hoy en día el país se enfrenta a importantes retos en el ámbito global, del conocimiento, social, económico y político. Todos estos desafíos requieren que las Universidades tengan una capacidad de respuesta y adaptación a la nueva realidad que a la vez se complica por la necesidad de recursos que les permita ejercer sus actividades de forma pertinente. La creatividad y la innovación de las Instituciones superiores en estos aspectos marcarán el rol que desempeñen en un futuro.
En un país de realidades tan heterogéneas como México en donde la mitad de la población vive en la pobreza, pero donde al mismo tiempo el 67% de las Universidades son privadas, es un reto asegurar que dichas instituciones dirijan sus esfuerzos (definidos y gobernados intrínsecamente) hacia la formación de personas que tengan las capacidades, la motivación y el perfil necesarios para remediar las situaciones de indigencia de su entorno. La construcción de un México más justo y equilibrado socialmente necesita obligatoriamente la participación activa de las Instituciones de Educación Superior.

#soyinVISIBLE
#SerHumano
#SerUrbano
#EducacionIntegralDeCalidadYa
#LaRutaNatural
#HagamosVisibleLoInvisible

Bibliografía
ANUIES (2007), Consolidación y avance de la educación superior en México. Elementos de diagnóstico y propuestas. México D.F.
De la Garza Javier en GUNI (2007). La educación superior en el mundo: Acreditación para la garantía de la calidad ¿Qué está en juego?. Mundi-Prensa. Madrid, España
Secretaría de Educación Pública (2005) Equidad, calidad e innovación en el desarrollo educativo nacional. SEP, capítulo 6, México.
La educación superior en México tendencias y desafíos ITESM Yazmín Cruz López, Anna Karina Cruz López

*Fotografias disponibles en internet.

Microsoft Banner
Magarita Banner