06
Vie, Dic
43 New Articles

Sobreponiéndose al dolor y miedo, celayenses se organizan en rechazo a violencia y abandono de la autoridad

Opinión
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Carmen Pizano, publicado en www.poplab.mx

Sin recursos estatales para apoyar a los comerciantes que son víctimas de extorsión, Mauricio Usabiaga pidió resultados a Alvar Cabeza de Vaca, mientras diputados de oposición van por su remoción

Calles desiertas, negocios orillados a cerrar a consecuencia de las extorsiones por parte del crimen organizado, la fría indiferencia del gobierno, ciudadanos que viven con el temor de no regresar con vida a casa, es el ambiente que se vive en el municipio de Celaya, un lugar que viene padeciendo altas tasas de inseguridad desde hace décadas, pero nunca con el matiz violento de los últimos días.

Lastimosamente Celaya, una ciudad que durante mucho tiempo fue sinónimo de progreso gracias a la industria, hoy se ha convertido en una de las tantas ciudades en México presa del crimen organizado que se ha encargado de sembrar el pánico entre los ciudadanos.

Sin embargo, la actuación de bandas criminales no es el único azote: el abandono del gobierno contribuye a la sensación de impotencia y enojo de los ciudadanos. Tanto la alcaldesa Elvira Paniagua como el gobernador Diego Sinhue Rodríguez, evitan el tema a toda costa e ignoran las necesidades de la población.

Como suma de ambas situaciones, los grupos delictivos han postrado a los negocios con cobros de derecho de piso, los propietarios al no poder solventar las altas cifras que se les exigen optan por cerrar lo que, en la mayoría de los casos, es la única fuente de ingresos para sostener la economía familiar.

Ilustración Pinche Einnar

 

Los ciudadanos se organizan

Los celayenses con los que POPLab pudo hablar, pidieron el anonimato ante el temor que impera por los hechos violentos.

Una maestra que ha sido víctima de la delincuencia en este año, dijo:

“El centro está solo, literal, la gente está espantada. Hay negocios cerrados en colonias populares y la gente está muy enojada, con la alcaldesa, sobre todo. Los niños ya saben reconocer el sonido de los disparos.”

“Me siento inseguro, porque no sabemos en qué momento nos pueda tocar una bala perdida de los grupos criminales, en el ámbito familiar es el temor de no volverlos a ver con vida”, mencionó un estudiante de psicología.

Mientras el gobierno evita el tema a toda costa e ignora las necesidades de la población, los grupos delictivos se apoderan de los negocios con cobros de derecho de piso.

"En el gremio de la tortilla es donde se concentra el enojo. No hay confianza en estos elementos (de policía municipal), cómo sabemos que no están coludidos con el crimen organizado, ya vieron lo que pasó después”, dijo un comerciante que participó en la manifestación del lunes en la presidencia municipal.

En las calles, la psicosis se apodera de los ciudadanos, aunque no se ha decretado un toque de queda por las autoridades o por los grupos criminales como en otros municipios del país, las personas ya no salen después de las siete de la noche, pues la muerte acecha en cualquier esquina.

"La ciudad está en silencio, el ambiente se siente muy pesado, muchos negocios cerrados. A las 7 de la noche no hay nadie en la calle", compartió una ama de casa.

Un raquítico estado de fuerza que no cubre ni el 50 por ciento de las plazas policiales, los pocos elementos que arriesgan su vida en el intento de contener la ola violenta, laboran en algunos casos sin armamento.

"No hay policía suficiente, no hay programa de seguridad y la alcaldesa se ha desentendido de ese tema. El secretario de seguridad no sabe qué prioridad atender, se habla de dos decenas de autos robados al día”, expuso un actor político de Celaya.

"La única esperanza que queda es la Guardia Nacional. La inseguridad era común, pero nunca en décadas se habían visto estos niveles", aseguró un profesionista.

Hartos de la situación, los ciudadanos han convocado a una marcha el próximo 16 de agosto para exigir la renuncia de la alcaldesa Elvira Paniagua Rodríguez, cansados de la impunidad, la falta de acciones para remediar la problemática que ha llevado a Celaya a ser la protagonista de notas en medios internacionales como The New York Times, que reportó el cierre de las tortillerías que se vivió desde el miércoles.

"Las cosas están peor que lo que reportan los medios, pasan las cosas que ven a simple vista, la gente ya no quiere tomar llamadas, parece tierra de nadie. No son solo las tortillerías, comercios de todo tipo están recibiendo amenazas", declaró un abogado.

“Quizás la marcha no cambie nada pero tenemos que mostrar nuestra indignación y exigir a las autoridades que actúen...Después de la guerra contra el huachicol las cosas se pusieron horribles, nos fue peor”, dijo otra entrevistada por POPLab.

La extorsión no es un delito nuevo en el municipio, lo que sí alteró la tranquilidad de sus habitantes vino después de la manifestación de decenas de comerciantes en la presidencia municipal el lunes pasado, cuando hombres armados llegaron a una tortillería y un negocio de materiales para disparar contra despachadoras y clientes. El resultado fue tres mujeres y un hombre asesinado.

"He escuchado de viva voz las extorsiones a comerciantes de los mercados, el cobro de piso se ha generalizado, comenzó en el tianguis de los lunes donde se presentaron crímenes sangrientos, pero ahora se ha extendido: hoy todas las colonias de Celaya son conflictivas y todos los gremios y profesiones están amenazadas”, dijo un actor retirado de la vida pública.

 

Comentarios en redes sociales

 

Violento inicio de semana

En la manifestación del lunes participó la dueña de la tortillería "La Indita", donde ultimaron a las tres mujeres apenas una hora después de que terminó la mesa de diálogo con los comerciantes, misma a la que no asistió la alcaldesa.

Un día después, el martes, llegaron a la presidencia municipal Luis Ernesto Ayala Torres, secretario de Gobierno, el titular de la Secretaría de Seguridad, Alvar Cabeza de Vaca, y el fiscal general, Carlos Zamarripa, para limitar la comunicación con la sociedad a la lectura de un pronunciamiento que no duró más de cuatro minutos. El documento incluyó cinco compromisos para combatir la extorsión.

La presencia de tres de los encargados de la seguridad en el estado de poco sirvió, pues un día después alrededor del 50 por ciento de las tortillerías que hay en el municipio cerraron, lo que generó que las pocas que permanecieron abiertas registraran extensas filas.

Una maestra entrevistada reprochó que la alcaldesa no recibió preguntas después de la tragedia, sigue con su soberbia. El PAN municipal ofreció condolencias por la tragedia de Texas, pero no lo ha hecho por los muertos por la delincuencia en Celaya.

“Elvira no es capaz de dar la cara, no es de Celaya y no trabaja por Celaya. Está remodelando la presidencia municipal peor no cuida la seguridad. Yo pienso asistir a la marcha de reclamo de la renuncia de Elvira, es mi derecho hacerlo en forma pacífica”.

Fotografía de Luis García

 

Reparto de responsabilidades

Mientras el problema de seguridad y económico en Celaya cada día es más desalentador, surge una constante no solo desde la oposición, sino al interior del gabinete estatal: la exigencia de resultados a Alvar Cabeza de Vaca.

Mauricio Usabiaga, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable, declaró que el apoyo para los comerciantes que son víctimas de extorsiones no es económico para mantener activos los negocios, sino los resultados que pueda dar la Secretaría de Seguridad Pública.

Desde el Congreso del Estado, los diputados de oposición pusieron sobre la mesa la petición a Diego Sinhue Rodríguez Vallejo para que remueva del cargo a Alvar Cabeza de Vaca, titular de la Secretaría de Seguridad, por la falta de resultados en los casi siete años que lleva al frente de la dependencia encargada de la prevención.

A la falta de políticas efectivas de prevención se suma la desconfianza de los ciudadanos en instituciones como la Fiscalía General del Estado, encargada de recibir las denuncias para la procuración de Justicia.

Al sentir de los ciudadanos de a pie que se han manifestado a través de redes sociales, se sumó el diputado celayense José Huerta Aboytes, quien evidenció la falta de estrategia entre los tres órdenes de gobierno para atender la exigencia de los ciudadanos.

El diputado priista reconoció la preocupación que representa la situación que viven los celayenses que solo han tenido de las autoridades limitadas declaraciones, sin hechos que puedan encaminar a solucionar el problema.

“Lamentablemente la presidenta municipal es corresponsable, no solo es del Estado o la Federación, porque es en el municipio donde están los fregadazos por decirlo de alguna manera. La gente creyó en sus buenos oficios, por eso fue a pedirle ayuda y los ignoró.

Lo que queremos pedir a la presidenta municipal que asuma con responsabilidad el problema”.

Incluso, el también presidente de la Mesa Directiva en el Congreso reconoció que desde el Poder Legislativo han aprobado reformas exprés, porque así se les ha pedido con el argumento de que se trata de abonar a la seguridad del estado.

Pide titular de la SDES resultados a Alvar

Sin recursos estatales para apoyar a los comerciantes que han sido afectados por el clima de violencia en Guanajuato, el titular de la Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable, Mauricio Usabiaga Díaz Barriga, pidió a la Secretaría de Seguridad Pública que encabeza Alvar Cabeza de Vaca “dar mejores resultados”.

Reconoció que desde el punto de vista económico la violencia ha representado un grave problema para los comerciantes, no solo de los de la industria del maíz en Celaya, sino de otros ramos en todo el estado.

Sin embargo, afirmó que pese a la violencia las inversiones extranjeras siguen llegando a la entidad.

 

“Se siguen instalando las empresas trasnacionales, se siguen inaugurando, es un tema muy grave, esperemos que pronto la Secretaría de Seguridad pueda dar mejores resultados”.

 

Señaló que a falta de un fondo para apoyar a los pequeños comercios que son amenazados por el crimen organizado, el apoyo que puede dar el Gobierno del estado es la seguridad.

Usabiaga dijo que de manera conjunta con la Secretaría de Seguridad Pública trabaja en estrategias para resolver el problema la Secretaría de Gobierno.

“Es un trabajo en equipo, esperamos que todo el equipo haga lo que corresponde para ganar”.

“La ineptitud también es corrupción”: diputados piden cese de Alvar

El clima de violencia que atemoriza no solo a los celayenses, sino a los habitantes de todo el estado, llevó a los diputados del PVEM y Morena a sumarse para solicitar al gobernador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo la remoción del titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Alvar Cabeza de Vaca.

Durante la sesión de la diputación permanente, la coordinadora del PVEM en el Congreso local, Vanessa Sánchez Cordero, presentó un punto de acuerdo en el que se exhorta al gobernador a remover al titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

La legisladora manifestó que la “ineptitud” del titular de la Secretaría es la responsable de que los homicidios vayan al alza en Guanajuato.

 

“Alzamos la voz el sentir de miles de guanajuatenses que se ven afectados… Esto puede y debe disminuir paulatinamente, en estos casi siete años no ha podido hacer frente a la delincuencia a pesar de las promesas, los resultados se pueden esperar a corto plazo porque ya estaba en el cargo”.

 

Sánchez Cordero señaló que hace 10 meses de que Diego Sinhue Rodríguez asumió la titularidad del Ejecutivo estatal, acompañado del anuncio de ratificación de Alvar Cabeza de Vaca, con la promesa de mejorar la seguridad en la entidad, pero hasta el momento ha quedado en una promesa.

“No queremos que sigan los homicidios, no queremos seguir viviendo los problemas para la atención a la delincuencia, queremos una persona que dé soluciones”.

Diputación Permanente. Fotografía Especial

 

Desconfianza inhibe las denuncias

La desconfianza que generan instituciones como la Fiscalía General del Estado ha sido el factor por el que los comerciantes se han resistido a presentar denuncias por el delito de extorsión, sin que las autoridades locales puedan dar respuesta a la exigencia por la seguridad para seguir con sus actividades diarias.

Así lo reconoció la regidora de Morena en el ayuntamiento celayense, Bárbara Varela, luego de señalar que lo primero es recuperar la confianza de los ciudadanos.

“No se animan a poner una denuncia, la gente tiene temor, la gente está desesperada y no sabe qué hacer”.

Incluso, manifestó que, tras los lamentables hechos del pasado lunes, abordar el tema al interior del Ayuntamiento resulta complicado.

“Yo como regidora no tengo claridad de qué decirle a la gente que se acerca, que pide ayuda. La reunión (del martes con autoridades estatales) fue con la alcaldesa, el secretario de Seguridad, pero nosotros no participamos y solo nos comunicaron las decisiones que tomaron”.

Respecto a la manifestación a la que están convocando ciudadanos a través de redes sociales por la paz y para exigir la salida de Elvira Paniagua, la regidora consideró que más allá de la destitución de la alcaldesa, lo que se tiene que exigir es mayor apoyo de las autoridades estatales.

 

Microsoft Banner
Magarita Banner