19
Dom, May
53 New Articles

El memorándum.

Opinión
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Pin It

Luis Murat

“Ninguna objeción sacada de los sentimientos naturales, del estado de salud, de las leyes del honor, es válida contra el mandato del déspota.” “Se recibió la órden, y esto basta.” “El hombre es una criatura que obedece a una criatura que manda.” Montesquieu

Hoy se inicia en el ámbito político y jurídico una semana en la que habrá debates a fondo entre el Presidente, juristas, politólogos, académicos y legisladores, que no están de acuerdo con el memorándum presidencial en el que instruye a los Secretarios de Hacienda, Educación y Gobernación, a que dejen de aplicar los reglamentos constitucionales para realizar el manejo de diversos aspectos y cuestiones vinculadas a la educación mediante procedimientos y medios ajenos a los previstos por la Constitución (…) lo que, desde luego, genera el riesgo de que se produzcan perjuicios mayores a los derechos del estudiantado.

Una vez que el Presidente hizo público el memorándum ante los medios asistentes a “la mañanera”, al mismo tiempo surgieron las opiniones de los constitucionalistas y académicos universitarios reprobando el error del Presidente. Solo una leve defensa del memorándum presidencial la hizo Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, y Marti Batres, presidente del Senado la cual se fundamenta en un si pero no; jurídicamente no justifica al documento presidencial.

No así la opinión de los especialistas que se levantó para sugerirle al Presidente, que corrigiera su decisión por estar fuera del Estado de Derecho al ser anticonstitucional, y por haber colocado a la Justicia presidencial por encima de la Ley, lo cual no tiene sustento jurídico.

En el mismo sentido, La Comisión Nacional de los Derechos Humanos instó al Presidente a corregir el error, toda vez que el memorándum presidencial está al margen de la ley y fuera de la norma, además que vulnera los derechos de los educandos:

“Este Organismo Nacional formula un respetuoso exhorto al Poder Ejecutivo Federal para que, en cumplimiento a la protesta que hizo al asumir el cargo, rectifique las instrucciones que ha girado considerando el interés superior de niñas, niños y adolescentes, y emprenda las acciones conducentes, en el marco de la ley, para hacer vigente y garantizar debidamente, que el derecho a la educación sea una realidad en el país”.

Agregando la misma CNDH que “nada debilita más al Estado de Derecho y a las instituciones, que el hecho de que se promueva y ordene desde las instancias de poder que la ley se desconozca, se incumpla y se deje de aplicar”.

La CNDH dejó claro, que sí el marco normativo vigente de la Educación no es el adecuado, corresponde al Poder legislativo hacer los cambios conducentes como lo marca la ley.

No es el al Poder Ejecutivo al que le corresponde hacer los cambios a las leyes, pero lo que si puede hacer, con todo derecho, son iniciativas y enviarlas a las Cámaras para que sigan su curso. Eso lo sabe más que bien el Presidente, por lo que extraña un desacato a la ley de tal magnitud, pues queda claro que de un plumazo no se puede cambiar la ley, así sea un memorándum firmado por el propio Presidente.

De no ser así, volveríamos al estado despótico del que escribe Montesquieu en El Espíritu de las Leyes:

¿Es menester hablar de las leyes de Educación? […] Es nula…El saber es demasiado peligroso bajo tal régimen. “La extrema obediencia supone ignorancia en quien obedece…, inclusive en quien manda, el cual no tiene que deliberar, que dudar ni razonar; no tiene más que querer.”

¿Será necesario hablar de las leyes en general? No se necesitan muchas en el gobierno despótico, donde todo debe producirse de acuerdo con dos o tres ideas que no cambian: “cuando instruís a un animal os guardáis mucho de hacerle cambiar de maestro, de lecciones y de conducta; impresionáis su cerebro con dos o tres movimientos, y nada más.”

Semana interesante la que se inicia, pero, sin duda, los debates que se producirán enriquecerán el marco democrático del país y fortalecerán el equilibrio de Poderes al ubicar a cada Poder del Estado en el sitio que le corresponde, así lo ordena la ley para poder hacer justicia.

@luis_murat

Pin It