19
Dom, May
33 New Articles

Apresuró Sinhue contrato a monopolio de medicamentos de Miguel Márquez, antes del veto de AMLO

Opinión
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Pin It

Arnoldo Cuéllar, publicado en https://www.poplab.mx

Bajo sospecha de corrupción, DIMESA es excluida de licitaciones por el gobierno federal; el estado de Guanajuato en cambio le otorga nuevo contrato por 800 millones de pesos

 

 

Cuando el presidente electo Andrés Manuel López Obrador anunció, en el periodo de transición, que las cuantiosas compras de medicamentos del sistema nacional de salud se centralizarían para abaratar costos y evitar corrupción, el nuevo gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez, ya en funciones, aceleró la licitación de un contrato que buscaba comprometer la adquisición de medicinas y material de curación por los siguientes 3 años. 

Sin embargo, ante el predecible escándalo que significaba comprometer casi cinco mil millones de pesos en compras por anticipado, a dos meses de haber tomado posesión, el gobierno de Guanajuato decidió licitar solo las compras de 2019. En el horizonte se cernía el recuerdo del escándalo que afectó a Miguel Márquez durante todo su sexenio y aún después, por un caso similar: la adjudicación de un contrato de arrendamiento para tecnología destinada a la video vigilancia del estado, por 2 mil 700 millones de pesos, en los primeros meses de su gobierno, a la empresa Seguritech. 

En cambio, Sinhue no tuvo empacho en reasignar la compra de medicamentos de 2019, por un monto de casi mil 600 millones de pesos, a las mismas dos empresas que monopolizaron ese servicio durante los seis años de Márquez y cuyo fichaje original ha sido atribuido al poderoso compadre de Miguel Márquez, Rafael “el Gallo” Barba, quien lo mismo otorgaba plazas en el gobierno, que intermediaba para adquisiciones de casi todas las dependencias y quien se ha visto obligado a exiliarse con su familia en Estados Unidos ante el generalizado señalamiento de enriquecimiento inexplicable a la sombra del exgobernador. 

Una de esas empresas fue beneficiada incluso a pesar de ser objeto de un veto explícito de parte del nuevo gobierno federal, por sospecha de operaciones amañadas.

 

Rafael Barba y Miguel Márquez. Fotos: especiales

Si te veta el Peje, vete a Guanajuato

En marzo pasado, desde la oficina del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se emitió un oficio dirigido a la Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Raquel Buenrostro, en el cual se solicita “impedir la participación en licitaciones o adjudicaciones directas” a tres empresas mayoristas del ramo de medicamentos, entre las que se encuentra Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico, S. A. de C. V. (DIMESA), la cual ha monopolizado la venta de esos productos en el estado de Guanajuato durante el último sexenio. 

Precisamente, el argumento de López Obrador para vetar a DIMESA, junto con Fármacos Especializados y MAYPO, es que esas tres empresas vendieron solo en 2018 la cantidad de 38 mil 280 millones de pesos, lo que representó el 62.4 por ciento de todas las compras realizadas por el ISSTE y el IMSS, “sin incluir lo adquirido por la Secretaría de Salud y los gobiernos locales”. 

Para el presidente López Obrador este hecho “resulta, a todas luces inmoral y violatorio del artículo 28 de la Constitución que prohíbe la existencia de monopolios.” 

Como consecuencia, en su oficio de fecha 20 de marzo del 2019, le solicita a la funcionaria de Hacienda que “de conformidad con la legalidad de la materia, se impida la participación en licitaciones o adjudicaciones directas a dichas empresas hasta que sepamos, a ciencia cierta, si no hubo en estas operaciones corrupción y tráfico de influencias.”

 

  

Diego Sinhue titubea, pero madruga

En Guanajuato, después de las advertencias de una posible concentración de las compras de medicamentos a nivel nacional, realizadas por el todavía presidente electo, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo tomó providencias y anunció la licitación del consumo de medicinas y material de curación del Seguro Popular en un paquete trianual, modalidad que no se había practicado en la entidad. 

Sin embargo, cuando apareció la convocatoria el 20 de noviembre de 2018, tanto en el Diario Oficial de la Federación como en el sistema Compranet, el periodo se restringió para los consumos del 15 de enero al 31 de diciembre de 2019. 

El cambio de decisión nunca fue explicado públicamente e, incluso, tomó por sorpresa al testigo social contratado para supervisar la licitación. La OSC Gobernanza, Desarrollo y Transparencia Institucional A. C., antes conocida como Alternativa Tu Futuro Posible A. C. presidida por la ex funcionaria panista Maricarmen Hernández Cruz. La organización, relata en su informe como se fueron modificando estos plazos: el 4 de octubre de 2018 en un oficio remitido a la Secretaría de la Transparencia y Rendición de Cuentas, la Secretaría de Finanzas del estado considera un procedimiento de contratación para los ejercicios 2019, 2020 y 2021 por un monto anual de mil 650 millones de pesos y un acumulado de 4 mil 950 millones de pesos. 

Sin embargo, en fecha 30 de noviembre, en un nuevo oficio dirigido a la titular de la STRC, Marisol Ruenes Torres, ya se corregía el rumbo y se notificaba “el inicio del proceso licitatorio para un proceso de contratación para el periodo comprendido del 15 de enero al 31 de diciembre de 2019, por un monto aproximado de $1'581,250,000.00 M.N.” 

El testigo también relata: “Es relevante mencionar que el procedimiento al momento de las tareas de atestiguamiento se trataba de un procedimiento de licitación para los ejercicios: 2019, 2020, 2021, lo cual finalmente fue solo para el ejercicio de 2019.”

 

 

Cambios en los lapsos de licitación.

Finalmente, la asignación del contrato, dividido por zonas, fue para las mismas empresas que monopolizaron la venta de medicamentos todo el sexenio de Miguel Márquez Márquez: DIMESA e Intercontinental de Medicamentos S. A. de C. V. Las cuales dividieron a partes iguales el monto de mil 581 millones de pesos, aproximadamente 790 mil pesos para cada una de ellas. 

Maricarmen Hernández Cruz también supervisó la licitación del año anterior, última realizada por Miguel Márquez. En ambos casos sus contratos fueron signados por parte del Instituto de Salud Pública del Estado de Guanajuato por el Coordinador General de Administración y finanzas, Fernando Reynoso Márquez, casualmente primo del exgobernador Miguel Márquez, quien continúa desempeñando el cargo después del cambio de gobierno. La testigo social cobró un millón de pesos por su participación.

 

Fernando Reynoso Márquez (centro).

Márquez hereda cargo y proveedores

Durante su sexenio, el exgobernador Miguel Márquez Márquez otorgó doce contratos anuales a dos empresas, DIMESA e Intercontinental de Medicamentos. En diez de los casos las licitaciones fueron declaradas desiertas y la adjudicación se hizo de forma directa, siempre a las mismas empresas. Solo en la última de las ocasiones, donde ya se incluía el concepto de “tercerización” para cubrir a las distribuidoras la existencia de stocks en los puntos de distribución en el estado, la licitación tuvo ganadores: los mismos de siempre. 

De acuerdo a una investigación periodística del matutino leonés A. M., conducida directamente por su directora editorial la periodista Arcelia Becerra, durante el gobierno de Márquez el beneficio a estas dos empresas no repercutió en una ventaja para las finanzas de la entidad, ya que el gasto en medicamentos para el seguro popular se encareció en más de un cien por ciento. 

El modelo aplicado para licitar, de acuerdo a esta investigación, habría sido copiado del gobierno de Puebla, encabezado por Rafael Moreno Valle, a quien Márquez Habría visitado acompañado de su compadre, Rafael Barba Vargas, y de quien sería su director en el instituto de Seguridad Social del Estado, el doctor en economía Héctor Salgado Banda, hoy Secretario de Finanzas con Diego Sinhue Rodríguez Vallejo. La visita se realizó en agosto de 2012, de acuerdo con la periodista, un mes antes de que Márquez tomara posesión.

 

Los entonces gobernadores Guillermo Padrés (Sonora), Rafael Moreno Valle (Puebla) y Miguel Márquez (Guanajuato).

El modelo Puebla probablemente no mejoró el abasto de medicamentos a los derechohabientes del Seguro Popular, pues sigue habiendo quejas de falta de suministro, pero sí gravitó de manera decisiva sobre los costos del servicio. 

En 2011, la inversión en medicamentos para atender a los dos millones 800 mil afiliados del Seguro Popular, fue de 800 millones de pesos. El gobierno de Juan Manuel Oliva ya había enfrentado escándalos como el del “chofer” dueño de una distribuidora que vendía cientos de millones de pesos al ISSEG durante la gestión de Miguel Ángel Salim Alle. 

Sin embargo, el intento de controlar el gasto a través de la Secretaría de Finanzas encareció el servicio de forma insospechada. Los nueve mil millones de pesos invertidos de mayo de 2013 a diciembre de 2018 significan un promedio de mil 500 millones anuales, el doble que lo gastado en el gobierno de Oliva, con todo y la estela de corrupción que se le adjudicó al exgobernador.

De esa cantidad, DIMESA cobró cuatro mil millones de pesos, ligeramente debajo de lo facturado por Intercontinental de Medicamentos. 

El nuevo gobierno, de Sinhue Rodríguez Vallejo, no solo decidió ratificar a los mismos proveedores por el año de 2019, sino que además conserva en cargos clave a los operadores utilizados por Miguel Márquez y su compadre el “Gallo” Barba: Fernando Reynoso Márquez en la Coordinación de Administración y Finanzas del Instituto de Salud Pública del Estado, equivalente a una subsecretaría; y a Héctor Salgado Banda, ascendido ahora a la Secretaría de Finanzas, Inversión y Administración.

 

Héctor Salgado Banda.

“¿Veto? Aquí han cumplido”: Sinhue

En respuesta a cuestionamientos de los medios y críticas de la oposición, que no han sido las primeras, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo defendió la contratación de las mismas empresas por séptimo año consecutivo, después de haber sido visibilizadas en el veto del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Tras señalarse la notoria inmoralidad del monopolio ejercido por las tres empresas, entre las que está DIMESA, en el memorándum presidencial del 20 de marzo dirigido a la oficial mayor de la SHCP, el gobernador de Guanajuato declaró el pasado 8 de abril que Guanajuato seguirá trabajando con la empresa: 

“Nosotros no tuvimos ningún problema con la empresa, al contrario, tenemos las auditorías federales concluidas hasta el 2017 con cero observaciones. Las empresas han cumplido cabalmente, sin contratiempos y el estado no ha tenido ningún problema”.

 Nada dijo el mandatario de la trayectoria de las dos empresas, favorecidas por cinco adjudicaciones directas y ganadoras de dos licitaciones. Tampoco se refirió al incremento en el costo del cien por ciento en el lapso de un sexenio.

 En Guanajuato, el monopolio de venta y distribución de medicamentos y material de curación construido por Miguel Márquez y por Rafael Barba Vargas goza de cabal salud en el gobierno del delfín Diego Sinhue Rodríguez. Por lo menos hasta en tanto el gobierno de López Obrador lo permita, pues los fondos con los que se adquieren esos productos son de origen federal.

Vales que no se surten, crisis de asma que deben esperar el fin de semana

Aunque el gobernador Diego Sinhue Rodríguez asegura que las empresas han cumplido y no tienen observaciones, otra es la realidad que vive el personal que atiende unidades del Seguro Popular en Guanajuato.

Un médico de un importante hospital en una de las ciudades del corredor industrial, cuya identidad nos reservamos, relató a uno de sus colegas el viacrucis que enfrentan a menudo:

“¿Sabes que anoche no había (y no la hay desde hace mucho) Cloropiramina? Y desde hace 6 días no hay norepinefrina, y desde hace años tiras reactivas para lábstix. Y no hablemos de muchos otros faltantes en medicamentos y cómo la promesa de que cuando INTERMED no los tuviera le daría a los usuarios un vale para que les fueran surtidos en farmacias ISSSEG, no se cumple. Y cómo, con la mano en la cintura, alzan los hombros y te responden cuando das de alta con receta por salbutamol y esteroide inhalado a un niño que tuvo crisis de asma y estuvo hospitalizado por algunas horas en el servicio de urgencias, 'que no tienen los medicamentos el sábado en la noche, que vaya el lunes a su centro de salud a que se lo surtan' ¡Como si esa crisis de asma pudiera detenerse y esperar hasta el lunes en la mañana para seguir siendo tratada! Y cómo, entonces, se van los pacientes a su casa sin medicamentos y por supuesto regresan al día siguiente nuevamente para ser hospitalizados y manejados en urgencias porque no tuvieron manejo en las horas previas.”

 

Pin It