22
Lun, Abr
41 New Articles

La guardia nacional se va al diablo.

Opinión
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Pin It

Vicente Esqueda

Fue célebre la frase dicha por López Obrador, cuando pasado el proceso electoral de 2006, señaló que …”al diablo con sus instituciones…”; pero hoy, que es el Presidente de México, parece que sigue pensando lo mismo; y se le olvida que, ante los ojos de los mexicanos y del mundo entero, ahora esas instituciones son suyas y que el responsable del Gobierno de este País, es él.

Una de esas instituciones, es la guardia nacional, creada a instancia de éste Presidente, por reforma a diversos artículos de la Constitución Federal, debiendo resaltar, que en el artículo 21 y en el cuarto transitorio, se señala de manera expresa que dicha institución policial, será de carácter civil.

Además, en la parte expositiva del dictamen, aprobado por unanimidad en el Senado, se menciona que hubo acuerdo, para que en la Ley de la Guardia Nacional, se establezcan los requisitos para pertenecer, y que en caso de ser proveniente de la Fuerza Armada permanente, se requiera haber obtenido licencia, para separarse del servicio activo.

Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), le pidió hace unos días al Presidente, nombrar a un civil como titular de la Guardia Nacional, algo que parecía casi un hecho, considerando diversas expresiones, hechas por legisladores y políticos, pertenecientes al partido MORENA.

Aunque ya no es sorpresa, la falta de claridad en el rumbo de este gobierno federal; el Presidente en rueda de prensa, el pasado 5 de abril, abiertamente dijo, que sería un militar en activo, el comandante de la guardia nacional.  No es un incumplimiento de acuerdos, ni una burla para los mexicanos; se trata de la creación, por parte de éste régimen, de una institución al amparo de una farsa.

Lo preocupante, es que hay mentiras en el origen, y aprovechamiento de vacíos legales en beneficio de su interés, para nombrar a quien siempre quiso; por ello, habremos muchos que pensemos, que precisamente hoy, es de moda la frase de: al diablo con sus instituciones. 

Pin It