09
Lun, Dic
43 New Articles

DÍAS DE GUARDAR, domingo 1 de diciembre de 2019

Opinión
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

POPLAB, publicado en www.poplab.mx

* Fórum Cultural, infraestructura multimillonaria a la deriva; * Competencia MMM – DS genera dos precandidatos del PAN en Irapuato; * No hay gobernador para el tema de la inseguridad

1. La cultura no es una prioridad del PAN

 

Ilustraciones: Pinche Einnar.

 

Esta semana el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez empezó a tomar decisiones en el principal complejo cultural de la entidad: el Fórum Cultural Guanajuato en la ciudad de León, donde se encuentran el museo más grande y de mayor presupuesto del estado, uno de los teatros más modernos del país, una espléndida sala de conciertos y un espacio público multiusos que ha llegado a ser muy bien apreciado por los leoneses.

Más de un año después de haber tomado posesión y después de una notable baja de actividades, el FCG, que tiene un presupuesto anual de más de 100 millones de pesos, vio relevado a un director que será recordado por decisiones caprichosas y atrabiliarias, por un olvido total de la función social de la cultura y por haber roto la evolución de una política de formación de públicos al haber despedido al primer director del Teatro Bicentenario.

La salida de Arturo Joel Padilla, quien llegó al cargo por una desgracia: la muerte prematura del primer director, Luis Serrano Espinoza. Colocado ahí por un grupo de consejeros surgido a la sombra del patriarca empresarial Roberto Plasencia Saldaña, Joel Padilla se convirtió en una especia de guardián ideológico de los programas presentados en los diferentes espacios del Fórum.

Ese papel originó numerosos roces con el director del Teatro Bicentenario, Alonso Escalante, un promotor cultural especializado en la producción de ópera, con una visión cosmopolita, alejada de las estrecheces que le tocaba vigilar a Joel Padilla.

El despido de Escalante, operado mediante una andanada de desacreditaciones pueriles que culminaron con un desplegado difamatoria en un diario local firmado por el consejo se constituyó en el escándalo que marcó la gestión de Arturo Joel y de la que nunca se pudo reponer.

Es toda una ironía que el relevo de Joel vaya a ser Jaime Ruiz Lobera, el director del teatro que le recomendó el contratista musical y crítico Gerardo Kleinburg para relevar a Escalante y al que no ha dejado trabajar a sus anchas por sus ansias de control.

Una muestra del fracaso de Arturo Joel como promotor cultural lo muestra de manera gráfica el presupuesto de egresos del complejo para este 2019, disponible en las páginas de transparencia del gobierno del estado: de los 101 millones de pesos que eroga el Fórum apenas ingresa 16 millones de pesos. De esa cantidad, la mitad corresponde a taquillas de los diferentes espacios y una cuarta parte corresponde al estacionamiento.

El cobro del servicio de baños públicos es tan importante en el presupuesto como los ingresos anuales en taquilla del Museo de Arte e Historia, lo que no deja de ser una vergüenza: 125 mil pesos al año contra 130 mil pesos.

Joel Padilla navegó con gran comodidad en el disfrute de dirigir la infraestructura cultural más importante de Guanajuato, se dedicó a las intrigas palaciegas y al sueño de querer ser director del Instituto Estatal de la Cultura y nunca se preocupó por diseñar estrategias para llevar a la gente al espacio cultural y ofrecerle productos de calidad.

La designación de Ruiz Lobera como director interino del Fórum puede ser el caballo de Troya para dejarlo en el cargo de forma definitiva, sobre todo porque a nadie en el gobierno de Sinhue, empezando por él, les interesa mayormente la cultura y su impacto en el bienestar social.

Ruiz Lobera será un director cómodo para Adriana Camarena, la directora del IEC y por primera vez se tendrá un alineamiento entre el Fórum y la máxima instancia cultural del estado. El presupuesto anual del Fórum por sí solo equivale a un 33 por ciento del presupuesto total destinado a la cultura en Guanajuato, no es como para desdeñarlo.

2. Dos candidatos del PAN ya pelean Irapuato

 

 

Aprovechando la casi permanente ausencia de Diego Sinhue Rodríguez en eventos de corte político y la presencia constante del ex gobernador Miguel Márquez en buena parte de ellos, empiezan a surgir proyectos electorales contrapuestos en varios municipios del estado.

Es el caso de Irapuato, donde hace unos días la celebración del aniversario de un periódico local, en la que Márquez partió plaza como en sus mejores tiempos, sirvió para presentar en sociedad a un precandidato que está siendo impulsado desde sectores cercanos al PAN como “externo”.

Se trata del empresario Rogelio Martínez Cantú, quien fue el representante “de la sociedad civil” en la celebración del medio de comunicación y quien recibe el beneplácito de grupos políticos encabezados por el alcalde en funciones Ricardo Ortiz, quien ya está en su periodo de reelección, del ex gobernador y de grupos de presión empresariales.

Enfrente, trabaja su aspiración echando mano de recursos económicos y del foro que le ofreció el PAN como diputado federal, otro empresario: Sergio Ascencio Barba, quien sería el aspirante respaldado por el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

Quien estará metido en graves predicamentos para organizar los procesos donde deberán de surgir las candidaturas con las que el PAN quiere defenderse del embate de Morena y del gobierno federal en el 2021, es el improvisado dirigente estatal del PAN, Román Cifuentes Negrete, quien verá como sus lealtades se dividen y se confrontan.

Y quien no tiene ningún duda de cómo deberá actuar es el jefe de gabinete de Diego Sinhue, Juan Carlos Alcántara, quien desde ya mina el terreno que pisa Cifuentes e impulsa el surgimiento de una nueva generación política, verde aún para el gusto de muchos.

El escenario que se prefigura promete emociones a raudales, no se lo pierdan.

3. De inseguridad no me hablen, la insistente cantilena de Sinhue

 

 

Lo hemos dicho y tenemos que repetirlo: la decisión impuesta por los mercadólogos y asesores del gobernador Diego Sinhue Rodríguez para que eluda sistemáticamente los pronunciamientos sobre los eventos de inseguridad que se suceden un día sí y otro también en Guanajuato, está terminando por hacerlo ver insensible y ausente.

Cualquier política de comunicación, incluso las más razonables y sensatas, deben de ser flexibles y saber que se presentarán excepciones. Lo decidido en el escritorio como línea de desarrollo tiene que poseer variantes y contar con la capacidad de improvisación del político que lleva la batuta para abordar sucesos inesperados.

Aquí no pasa así. La tozudez con la que el gobernador de Guanajuato rechaza las preguntas de los periodistas de la fuente que lo cubre, sobre acontecimientos donde la violencia impacta terrenos como el de la política; o aspectos humanitarios, como las peticiones de familiares de desaparecidos para reunirse con él, lo hace proyectar una preocupante falta de empatía, que no revela más que profundas inseguridades personales.

El reciente suceso violento que tuvo como víctima a un alto funcionario municipal de Abasolo, Mauricio Guerrero González, además destacado militante del PRI de Irapuato, ameritaba una mejor respuesta que la de “hoy no daré entrevistas, con permiso”, con la que el gobernador pasó por delante de los representantes de los medios.

La minimización y la falta de perspectiva con la que el político de más alta responsabilidad en Guanajuato está observando el tema de la inseguridad, no nos da ninguna esperanza como sociedad de que se estén buscando respuestas.

El tema de la inseguridad atañe a todos, pero hay quienes están más obligados a enfrentarlo porque recibieron un mandato de la sociedad, porque cobran un salario aportado por todos los ciudadanos y porque manejan los recursos con los que el pueblo de Guanajuato ha dotado a su gobierno para que encabece el esfuerzo colectivo.

Los asesores de comunicación del gobernador muestran una grave limitación al no percatarse de la paradoja: mientras más cuidan su imagen evitándole los temas difíciles, más deterioran sus posibilidades de crecer como líder político.

Si no ven eso, no están viendo nada.

 

Microsoft Banner
Magarita Banner