07
Sáb, Dic
46 New Articles

Recesión técnica y el acuerdo de inversión

Opinión
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Luis Murat

La mañana del lunes, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), reportó datos que se confirman con repercusiones inmediatas: el peso se encareció 10 centavos en minutos, la gasolina verde otros 10 centavos, y los precios de los productos alimenticios continúan a la alza, salvo el aguacate que redujo su precio.

Para el INEGI, la economía mexicana cayó en recesión técnica al presentar tasa nula de crecimiento económico en lo que va del tercer trimestre del año, sin contar la inflación y los tiempos variables, en comparación con los finales del 2018 y la primera mitad del 2019.

Cifras frescas una vez que la Institución corrigió datos del Producto Interno Bruto, el cual se contrajo 0.1% en el primer trimestre de 2019 al igual que en el cuarto periodo del 2018.

El nulo crecimiento económico confirma que la economía mexicana está en recesión técnica por primera ocasión desde la crisis global del 2009.

Lo anterior indica, que al no haber crecimiento económico los riesgos aumentan como el alza de precios, como el indicador que publicó El Universal, el cual registra promedios a la alza en 32 productos que incluyen, carne de res y cerdo, pollo entero y deshuesado, pescado, leche y sus derivados, huevos, aceites, verduras, frutas, agua embotellada, hortalizas, embutidos granos, cereales, pastas y tortillas.

El alza de precios de continuarse, paralizaría más el crecimiento de la economía, y se continuarían los retrocesos económicos, las recesiones técnicas, o los estancamientos económicos, según interpretación de cada uno de los sectores económicos a la problemática económica que atravesamos, junto con el descontento de la población.

Los datos proporcionados por el INEGI son frescos y probados, a pesar de que no son compartidas por otros sectores de la economía, que no reconocen la recesión técnica, como Luís Niño de Rivera, Presidente de la Asociación de Bancos de México, aclarando que la economía mexicana se encuentra en un periodo de estancamiento pero no de recesión técnica debido a que no hay caída generalizada de la actividad económica.

Por su parte, Francisco Cervantes, de la CONCAMIN, dijo que el sector privado tiene interés por invertir en proyectos de infraestructura pues la experiencia de otros países refleja que con la inversión en esta actividad se alcanzan elevados índices de crecimiento, principalmente en el renglón de infraestructura de carreteras, aeropuertos, hospitales y energías, aun siendo proyectos que requieren más tiempo para desarrollarlos, razones por lo que al sector vivienda no se le debe dejar atrás, ya que por cada casa que se construye en México se activan 37 ramas de la industria y del sector comercial en general. En principio, la CONCAMIN participará en 60 proyectos de infraestructura para iniciar actividades el 2020.

Para el Presidente, “técnicamente no hay recesión” y el reducido avance es “porque estamos poniendo orden en la economía; ya no es gastar por gastar, no es otorgar contratos a diestra y siniestra”.

A juicio del Presidente el orden económico ya se alcanzó al haber aplicado los cambios para iniciar una nueva etapa económica.

El presidente asegura que “vamos muy bien pues el gobierno ya no tiene empresas favoritas.” “Se han creado empleos, el salario ha aumentado como nunca, la economía popular anda bien y se refleja en el incremento al consumo, tanto en tiendas departamentales como en el comercio al menudeo”.

Ante este diverso panorama, en el cual cada uno y cada sector argumentan su propia interpretación de la situación económica, nos queda claro que la diversidad de opiniones en materia económica no es lo que hoy se necesita en México, pues muchos temas quedan ocultos, y varias teorías dejan amplios espacios para el debate, pero lo que urge es la solución a la problemática, es decir, inversiones, rumbo claro del gobierno en la economía, seguridad nacional, poner alto a tanta violencia, acabar con la división política de la nación propiciada por el gobierno, como la aplicación de la ley en todos los niveles de la sociedad.

Por último, alienta la reunión habida en Palacio Nacional entre el Presidente y el sector empresarial, a fin de dar a conocer el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Sector Privado considerado como la herramienta adecuada para facilitar y acelerar la implementación de proyectos que contribuyan al crecimiento y desarrollo de México.

El Acuerdo revela que son 1,600 proyectos los que pueden catapultar el crecimiento económico superior al 4% propuesto por el gobierno en el Plan Nacional de Desarrollo.

En ese sentido, los empresarios están dispuestos a invertir recursos por 859,022 mdp (42,951 mdd) en 147 proyectos de infraestructura que incluyen las zonas Norte, Centro y Sur-sureste del territorio nacional descritos ampliamente en los 6 grandes temas del Acuerdo Nacional de Inversión.

@luis_murat

https://www.facebook.com/luisoctaviomurat/

Microsoft Banner
Magarita Banner