13
Mié, Nov
40 New Articles

Acoso, drogas y mobbing: visita a la ENMS-Irapuato

Opinión
Tipografía
  • Muy chico Chico Mediano Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

María Isabel Puente, publicado en www.poplab.mx

No debería preocupar que los adolescentes estén descubriendo el alcohol, el sexo o las drogas. Lo que debería asustar es que los responsables de su bienestar saquen partido de ello

Me di una vuelta en la Escuela del Nivel Medio Superior de Irapuato, de la Universidad de Guanajuato, entre mis andanzas hice varios hallazgos. No pude dejar pasar la oportunidad de compartir en este espacio mis entrevistas con administrativos, docentes, personal de servicios generales, estudiantes, egresados y padres de familia.

Todos aquellos con los que hablé se desbordaban por contarme sus quejas, denuncias y vivencias, algunos me mostraron sus correos, mensajes, audios, archivos y fotos. Algunos me pidieron que por temor a represalias no revelara sus nombres, y así lo haré.

Identifico tres cuestiones que necesitan urgente atención por parte de las autoridades de la Universidad de Guanajuato y de la ENMS-Irapuato.

 

I. Acoso, nada nuevo bajo el sol en la UG

No me asusta que las adolescentes descubran su sexualidad, lo que me asusta es que los maestros sean quienes se las presenten por medio del acoso y engaño.

A finales de mayo del presente año circuló en redes sociales y en las noticias un tendedero con denuncias de las estudiantes de esta institución contra los maestros José Luis "N", Rey "N" y sobre todo, Samuel "N".

A todos los profesores exhibidos en el tendedero de denuncias se les quitaron horas clase o bien, no se les renovó el contrato. Pero llama la atención que Samuel "N", quien fuera el más señalado por las estudiantes, no haya sido sancionado.

Se presume que ello se debe a su estatus dentro del sindicato de esta institución.

 

Ilustración: Pinche Einnar

 

 

Falsas denuncias y un botín de guerra

Hablando con antiguos alumnos y alumnas, ex miembros del Consejo y de la Comisión de Honor y Justicia, me hicieron una revelación: una alumna que les confesó que fue presionada para levantar una denuncia falsa por acoso. Derivado de esta denuncia, un familiar de la menor obtuvo como botín el cargo del que fue destituido dicho maestro.

Visibilizar esto me pone en un dilema ya que es difícil que las estudiantes víctimas de acoso (y sobre todo menores de edad) comprendan que sufrieron violencia. Pocas víctimas denuncian por miedo a que no les crean, sentirse expuestas y recibir nuevas agresiones o represalias.

Por otra parte, esta niña (porque es una niña) no se encuentra exenta de sufrir el resto de su vida violencia sexual, por lo que exponer su situación puede restarle credibilidad en un futuro que sufra una agresión, ya que ninguna estamos exentas a ser víctimas una o varias veces del mismo delito.

Aquí la pregunta no debe ser ¿Por qué denunció un hecho a sabiendas que era falso? La pregunta debería ser, ¿quién puede ser tan rapaz para usar a una menor de edad para lograr sus fines? No cabe duda que la estudiante fue agredida, pero por parte de quienes la obligaron a denunciar hechos falsos.

En conclusión, no existe un interés genuino para sancionar acoso y hostigamiento, lo que les interesa es que con la excusa de algo tan delicado como la violencia sexual, puedan deshacerse de quienes no se alineen con conveniencias institucionales. Quienes sobrevivan tendrán que pagar muy caros los favores.

La tasa de violación de niñas y niños en México es de 1,764 por cada 100 mil habitantes, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Durante la adolescencia, de los 12 a los 17 años, las víctimas sufren agresiones sexuales el 80% de las veces ya en entornos sociales, como la vía pública, la escuela o fiestas.

 

II. Mobbing laboral

Usualmente no elegimos a nuestros compañeros de trabajo, prácticamente permanecemos más horas en el trabajo que en nuestro hogar, por lo que es primordial tener una relación cordial con quienes compartimos nuestras faenas diarias.

Quizá la queja más recurrente en el tema laboral fue el señalamiento contra la directora de la ENMS-Irapuato, Raquel Castro Soriano, por su prepotencia y soberbia. “Su frase favorita es ‘aquí la que manda soy yo’”, se ostenta como protegida del rector general Luis Felipe Guerrero Agripino y se cree intocable", coincidieron varias quejas de personal y estudiantes.

Castro Soriano es Contadora Pública y Maestra en Investigación Educativa por la Universidad de Guanajuato. Forma parte del Comité Institucional de Equidad y Género, Miembro Comisión de Incorporación, preside la Academia ENMS, Comisión de Honor y Justicia, Comité de Ingreso, Permanencia y Promoción; Comité de Becas, entre otros.

Pese al brillante historial de su directora, algo que llama la atención dentro de la institución es la excesiva rotación de personal. El pan de cada día para los compañeros de trabajo y estudiantes ha sido sufrir humillaciones, vejaciones, gritos, actos como tronarle los dedos a las personas y aventarles documentos al suelo. Varios estudiantes han visto cómo hace llorar a los empleados de la institución.

Pide por anticipado al personal que firme cartas de renuncia, y amenaza con hacerlas llegar a Recursos Humanos si los trabajadores no ceden a sus caprichos, como pedirles que nadie le hable a determinado trabajador(a) o que le hagan favores personales.

Debido a las quejas de varios trabajadores contra su directora, se programó y llevó a cabo una medación con representantes del sindicato y la defensora adscrita a la defensoría de los Derechos Humanos del entorno Universitario, Margarita López Maciel.

 

 

 

Carta y correos sobre queja contra Raquel Castro Soriano

 

 

De aquella mediación, se llegó al convenio que Raquel Castro Soriano cambiaría su actitud y no habría represalias, ofreciendo una disculpa a todos los trabajadores y maestros. No obstante, continuaron las humillaciones contra sus subordinados.

 

“Ya no quiero ni pensar que mañana tengo que volver a trabajar aquí, pues todos vivimos de este trabajo y yo le tengo miedo a Raquel Castro” fue otra de las personas que con mucho pesar confirmó las denuncias en nuestra entrevista.

 

Otra de las tácticas de la directora de la ENMS para infundir miedo a los trabajadores es el no asignarles trabajo en días, por ello, muchos trabajadores y maestros han tenido que ir a hacer nada en sus horarios laborales. También mencionaron llegar agotados emocionalmente a sus casas después de interactuar con ella.

 

De forma oficial miembros de la ENMS-Irapuato se han quejado del mobbing en su centro de trabajo. No obstante, en la solicitud de acceso a la información 02602919 (anexada completa al final de este texto), la Universidad de Guanajuato niega que haya existido alguna queja contra Castro Soriano.

 

A propósito de sus planes de reelección en el puesto, se estaría presionando a trabajadores y docentes para que llenen formatos de apoyo a su candidatura, “muchos de nosotros la tenemos que apoyar, pero por miedo” expresaron dos trabajadoras administrativas. Alumnos y alumnas ex consejeros se quejaron de coacciones para votar o realizar determinadas acciones ante dichos organismos; de no acatar sus órdenes recibían humillaciones o se les negaban derechos estudiantiles.

 

Mensajes de WhatsApp con “muestras de apoyo” a Castro Soriano. Imagen: cortesía.

 

La conducta que Raquel Castro Soriano ejecuta contra sus subordinados, es conocida como mobbing.

ACOSO LABORAL / MOBBING

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) este se define como:

“La acción verbal o psicológica de índole sistemática, repetida o persistente por la que, en el lugar de trabajo o en conexión con el trabajo, una persona o un grupo de personas hiere a una víctima, la humilla, ofende o amedrenta”.

Así mismo, la Ley Federal del Trabajo vigente, en el artículo 3 Bis inciso a, define acoso laboral como el ejercicio del poder en una relación de subordinación real de la víctima frente al agresor en el ámbito laboral, que se expresa en conductas verbales, físicas o ambas.

 

III. Venta de drogas

Si bien los menores pueden tener una noción muy somera de lo que implica el uso de drogas, los adultos debemos tener mayor noción de los daños que esto genera a la salud física y mental, y nunca sacar partido de ello.

Varios profesores han comentado que se ha convertido en una constante el decomisar drogas a los estudiantes, la más común es la marihuana. “A muchos de ellos ya no les importa que se las decomisemos, se les ha encontrado escondida en recipientes adentro de los botes de basura o entre sus útiles escolares. Ocasionalmente los estudiantes ingresan en estado de ebriedad” afirmaron.

“Hemos hecho los reportes correspondientes y nadie le ha dado seguimiento, solo nos han pedido que las cosas no salgan de casa. Sin embargo, muchos de los muchachos por las cantidades que traen se puede presumir que son para vender, uno de ellos traía un envase de un litro lleno de marihuana”.

Una madre de familia me comentó que ella y otra de sus iguales les tienen prohibido relacionarse a sus hijos con algunos de sus compañeros por que sus propios hijos les han comentado que algunos de sus compañeros venden drogas dentro de la institución.

 

Drogas decomisadas a ciudadanos. Foto: SSP

 

No es la primera vez que sale a la luz la venta de drogas en las escuelas, el problema es que ahora también participan los estudiantes menores de edad, aunados a padres de familia en complicidad con directivos.

No podemos pecar de moralistas, el consumo de sustancias como alcohol y marihuana entre la juventud son una realidad que va en aumento. Aquí la solución no creo que sea llevar a los muchachos al MP sino a rehabilitación, pero antes de eso una necesaria pregunta: ¿Qué están haciendo en la Universidad de Guanajuato para prevenir este tipo de prácticas y adicciones?

 

Consumo de algunas drogas se duplica, triplica, cuatriplica...

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la adolescencia es el periodo de crecimiento y desarrollo humano que se produce después de la niñez y antes de la edad adulta, entre los 10 y los 19 años. Se trata de una de las etapas de transición más importantes en la vida del ser humano, que se caracteriza por un ritmo acelerado de crecimiento y de cambios, superado únicamente por el que experimentan los lactantes. En la ENMS-Irapuato los estudiantes tienen en promedio de 14 a 17 años.

En tanto que resultados de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017 (Encodat) publicados por la Revista el Proceso muestran que en Guanajuato prácticamente se duplicó la incidencia en el consumo de drogas ilegales, entre 2008 y 2016, en la población en general mayor de 12 años.

Esta Encuesta Nacional arrojó como resultado que el consumo de mariguana es el que más crecimiento ha tenido entre la población en general, entre los 12 y los 65 años: pasó de una incidencia de 3.1 a 8.3, seguida de la cocaína, que creció de 2.1 a 3.4.

 

Se duplica el consumo de las drogas ilegales, sobre todo de mariguana. Foto: Secretaría de Seguridad Pública del estado de Guanajuato, SSP.

 

El uso de metanfetaminas se reflejó en un aumento de la incidencia de 0.4 a 1. Es decir, a pesar de que es muy bajo el consumo, éste se duplicó.

El consumo de cocaína en menores de 12 a 17 años se triplicó, mientras que, en el caso de las mujeres con ese rango de edad, el consumo de mariguana aumentó hasta dos veces. Del 20% de las personas que son dependientes, apenas el 8% de quienes han consumido en el último año han recurrido a algún tratamiento, arrojó la Encodat.

Por último, la mundialmente reconocida Clínica Mayo, advierte que el uso y abuso de sustancias en los adolescentes puede causar adicción a las drogas, deterioro grave e irreversible de la salud, enfermedades y la muerte. Entre los riesgos que representa el uso y abuso de drogas de uso común incluyen:

Cocaína: Riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y convulsiones.

Éxtasis: Riesgo de insuficiencia hepática e insuficiencia cardíaca.

Inhalantes: Riesgo de daño al corazón, los pulmones, el hígado y los riñones tras un consumo prolongado.

Marihuana: Riesgo de deterioro de la memoria, el aprendizaje, la resolución de problemas y la concentración; riesgo de psicosis, como esquizofrenia, alucinaciones o paranoia, más adelante en la vida, asociado con el uso temprano y frecuente.

Metanfetamina: Riesgo de conductas psicóticas tras un uso a largo plazo o en dosis altas.

Opioides: Riesgo de dificultad respiratoria o muerte por sobredosis.

 

Solicitud de acceso a la información 02602919 UG

Respuesta Solicitud Dir-Enm... by POPLabMx on Scribd

Microsoft Banner
Magarita Banner